miércoles, 22 de noviembre de 2017

Mil millones de años hasta el fin del mundo, de Boris y Arkadi Strugatski


Arkadi Strugatski y Boris Strugatski son dos hermanos escritores considerados de los mejores autores de ciencia ficción cuyo periodo de actividad estuvo contextualizado por el régimen soviético. Su obra más conocida, Stalker. Picnic extraterrestre, fue adaptada al cine por Andréi Tarkovski y es una obra referente dentro del género. Mil millones de años hasta el fin del mundo es una novela inédita que acaba de publicar Sexto Piso con traducción directa del ruso de Fernando Otero Macías.

Como tantas otras novelas de los hermanos Strugatski, Mil millones de años hasta el fin del mundo sufrió de la censura del régimen soviético de los años 70, y quizá por ello permaneció inédita hasta hoy en día en España. Es un libro complicado de catalogar o definir, es un libro personal, extraño y diferente. Pero sobre científicos chalados, sobre paranoias, conspiraciones y demás locuras, es una crítica feroz al régimen soviético, mostrando su cara más oscura y siniestra. Si habéis leído a los hermanos Strugatski sabréis que una de las características de su obra es la de mezclar escenarios y tramas oscuras con muchísimo humor. Una comedia negra con tintes distópicos con una mira crítica muy aguda.

En Mil millones de años hasta el fin del mundo conocemos al astrofísico Dimitri Maliánov que se encuentra sumergido en un proyecto científico que presupone como un gran cambio para la humanidad. Cuando está a punto de conseguir la fórmula matemática para concluir su proyecto, envía a su mujer y a su hijo de vacaciones, para poder trabajar sin distracciones. A partir de aquí la novela adopta un tono cada vez más hilarante, ya que Maliánov recibirá todo tipo de distracciones que le impedirán llevar a cabo su labor: desde llamadas telefónicas muy extrañas hasta la visita de una joven quien le asegura que es amiga de Irina, su esposa. Todo ello con vecinos entrometidos, policías que husmean, y demás. Todo ello conformará una atmósfera amenazante que irá afectando al propio Dimitri Maliánov y a su trabajo.


No son vanas las comparaciones a Kafka o Phillip K. Dick, pues en esta novela la realidad del protagonista se mezcla con hechos insólitos, todo ello para sumar en esa comedia oscura, en una novela provocativa como pocas, pero ante todo divertida. Pero con una diversión macabra. ¿Qué es real? ¿Dónde comienza y termina la paranoia? El miedo y la congoja se ciernen sobre distintos científicos, pero no saben a qué se debe. ¿Hay algo que acecha a las mentes más brillantes de Rusia?

Mil millones de años hasta el fin del mundo es una novela extraña y retorcida. Con una nota al principio donde nos avisan que la estructura de la obra puede causar confusión, nos adentramos en un viaje alucinante repleto de las chifladuras más extrañas que os podáis imaginar. Todo ello dotado de algunos de los diálogos más divertidos que he leído en mucho tiempo.

Cabe reconocer que además de divertida, la novela sabe ser angustiosa y generar en el lector esa misma paranoia que siente Maliánov. A pesar de la brevedad del texto, se trata de una novela profunda y repleta de distintas capas de lectura. Que cada lector saque sus conclusiones, yo ya he reservado fecha en el calendario de lecturas para releerla lo antes posible. Mil millones de años hasta el fin del mundo es una cebolla literaria, en la que según vas pelando capas, surgen otras mucho más interesantes. Desde luego, una obra que incita a la especulación y a la interpretación personal. Ahora tengo menos dudas sobre el motivo de su censura.

3 comentarios:

  1. Qué paranoia parece! La verdad es que no había oído hablar de sus autores.
    Interesante pero me temo que sin hueco para mí.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Échale un ojo a STALKER, la tienes publicada en Gigamesh y es una genialidad.

      Eliminar