lunes, 11 de septiembre de 2017

El archivo de atrocidades, de Charles Stross




El debut de una editorial siempre es una noticia a celebrar, y he tenido la sensación de que el nacimiento de Insólita Editorial, liderada por el editor Christian Rodríguez ha sido recibida con muchísimo entusiasmo. En un mundo editorial donde florecen muchísimos sellos, y otros tantos desaparecen (fruto de la mala suerte, mala praxis, o cualquier otro motivo), se nota cuando una editorial presenta un producto profesional y bien cuidado. La primera novela de Insólita, que es lo que nos trae aquí, es El archivo de atrocidades, de Charles Stross, que en realidad está compuesta de una novela y una novela corta. El archivo de las atrocidades, la novela principal, traducida por Blanca Rodríguez, y La jungla de cemento, novela corta ganadora del premio Hugo, traducida por Antonio Rivas.

Ya os adelanto que en esta reseña va a haber mucho entusiasmo, y algunos contras. La novela se centra en Bob Howard, un informático miembro de la Lavandería, una agencia secreta del gobierno de Inglaterra que se centra en buscar y eliminar las amenazas sobrenaturales que amenazan nuestro mundo. Ya sean demonios, portales a otros mundos, o cualquier cosa que se os imagine (pero que esté muy relacionada con cosas lovecraftianas). El contraste entre un personaje anodino con un trabajo anodino, y las aventuras absurdas contra cualquier tipo de ser, repleto de jerga geek informática, hacen de esta novela un rara avis. Los mitos de Cthulhu tienen un peso importante en esta obra, así como toda la mitología geek/friki que os podáis imaginar. Pero resumiendo, que si hay una rasgadura cósmica por la cual se puede colar algún bichillo, le toca a la Lavandería solucionar el engorroso problema.

Hace mucho tiempo que conozco la obra de Charles Stross, pero mi interés por ella era nulo. A pesar de las excelentes críticas que tenía su saga de la Lavandería (que lleva ya unas ocho novelas y otras tantas novelas cortas), me echaba para atrás el idioma y la jerga (muy coloquial, mucha palabrería técnica, etc), el tema (informática y Cthulhu, quita, quita), y un género que no acababa de saber definir. Y no sabéis lo equivocado que estaba. Bueno, con el idioma no, que ahí Blanca Rodríguez y Antonio Rivas se han dado un currazo que es para hacerles un monumento. La traducción es tan fetén y tan al detalle, que por poner un pequeño ejemplo, no han traducido "Sonic the Hedgehog" porque su primera edición en España NO se tradujo. El cuidado al texto que han puesto ambos traductores me ha dejado bastante impresionado, y el nivel de la traducción, como ya he dicho, en inglés está llego de jerga, de localismos y coloquialismos, consigue muy bien ese tono entre friki de la informática y friki que va a Cons. En cualquier caso, que me voy por las ramas. Quería decir que me he encontrado con una novela no solo divertida y original, sino que ha roto cierto bloqueo lector que tengo desde hace tiempo. (Llevo varios meses abandonando libros a las 20 páginas).


Mi parte preferida de El archivo de atrocidades es la convivencia entre Bob y sus dos compañeros de piso, Pinky y Cerebro. Sin ir más lejos, uno de ellos se dedica a abrir portales al ¿inframundo? e invocar demonios menores. Bob está harto, pues no le dejan ver la tele tranquilo. Estas situaciones absurdas e hilarantes se dan por toda la novela, sumado a un humor muy cabroncete y algo retorcido, es una de las novelas más entretenidas y divertidas que he leído en años. Aunque es cierto que Stross a veces se pasa de listo llenando páginas con jerga técnica (real e inventada, todo a la vez, lo que os digo, un altar a los traductores), el lector menos interesado en estos temas desconecta el chip de "quiero entenderlo todo" y te quedas con lo más superficial hasta que vuelve la parte comprensible. Esto es reprochable a nivel de estilo, pero eh, es una primera novela. Y lleva ocho.

Pero estoy divagando mucho, y yo quería escribir una (no) reseña para recomendaros esta lectura. Porque es divertida, es inteligente, y es muy molona. Además tengo la impresión de que es el típico libro ULTRA FRIKI que puedes recomendar a lectores no frikis, y que van a gozarlo muchísimo. En definitiva, un thriller tecnológico mezclado con horrores cósmicos, aventuras de espías y realidades que chocan entre sí. Una lectura que engancha, y que os va a dejar con ganas de más. Menudo inicio, el de Insólita Editorial. Queremos más Stross. Y lo queremos ya.

2 comentarios:

  1. Coincido plenamente en todo. La traducción es una gozada. La edición es perfecta. El libro es muy entretenido y divertido. Y si, Stross se pasa de listo en ocasiones, es lo único que también me fallo. No me imagino leerlo en inglés, tiene que ser una locura para gente muy técnica. Espero el segundo archivo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, yo lo tenía desechado porque me daba respeto leerlo en inglés. Tengo la impresión de que esta saga mejora MUCHO en siguientes volúmenes. Ojalá Insólita se animen.

      Eliminar