viernes, 22 de mayo de 2015

Luz de estrellas lejanas, de George R. R. Martin


Soy un aficionado a leer biografías (o autobiografías) de autores. Hace poco terminé la autobiografía de Akira Kurosawa y ahora me he propuesto reseñar de seguido los tres volúmenes de la autobiografía literaria de George R. R. Martin, el autor de Canción de Hielo y Fuego. Creo que como lector, tiendo a mitificar a los autores. Es cierto que cada vez menos y según acudo a festivales, o entrevisto a más autores y ves lo humanos y cercanos que son, esta tendencia empieza a desaparecer. Pero sí recuerdo de más joven pensar que los escritores de éxito eran de otro planeta, de otro lugar al que me estaba vedada la entrada. Por ello creo que este tipo de obras ayudan a desmitificar y humanizar al autor. A mostrar como también come, duerme y caga, como todo el mundo. Pero luego está esa parte especial de sus vidas que buscamos con ansia. ¿Dónde está la chispa de la inspiración? ¿Qué momento fue clave para volverse tan buen autor? Y por ello nos lanzamos voraces a la lectura de autobiografías, tanto para desmitificar como para alimentar el mito.

Hay autores cuyas biografías son auténticas obras de arte. Ser biógrafo es una rama de la escritura y el periodismo que me interesa mucho y me parece misteriosa. En este caso ha sido el propio Martin quien ha escrito sobre si mismo y lo primero que destaca cuando uno empieza las primeras lineas, es la sencillez y sinceridad con la que se expresa el autor. Nada de musas ni cigarros ni copas de whisky a oscuras tras una semana sin dormir. Era un joven friki que deseaba ser como aquellos a quien más admiraba. Un chico sencillo que se desvivía por los cómics y las novelas.

Este libro es la primera parte de una trilogía autobiográfica publicada en dos volúmenes en inglés, titulados Dreamsongs, y en tres, por la editorial Gigamesh. El libro no se trata literalmente de una autobiografía sino que es una mezcla entre esto y una antología de sus cuentos colocados de forma cronológica junto con comentarios sobre ellos contextualizados en su vida. Este primer tomo está dividido en cuatro partes títuladas «Un aficionado a todo color», «El asqueroso profesional», «Luz de estrellas lejanas» y «Los herederos de las tortugas». A partir de estos cuatro apartados iremos conociendo pequeños detalles decisivos en la vida de Martin como rechazos editoriales o sus ilusiones y decepciones. También hay curiosidades muy simpáticas como la anécdota de cómo vendió sus primeros fanzines o quiénes eran sus referentes profesionales. Es decir, son pequeños detalles, momentos en la vida del autor que acaban conformando un todo que ha derivado en quien es hoy día. Es chocante, como he dicho antes, la sinceridad con que explica estas anécdotas, pero no solo eso, sino que son momentos muy bien escogidos por el autor para tratar de ejemplificar momentos de su vida en una sola escena. El estilo de la parte autobiográfica es por lo tanto ameno, divertido y repleto de curiosidades que para los aficionados al autor o a las biografías, suponen una delicia. Personalmente esta es la parte que más he disfrutado y a por la que iba, y aunque los relatos se agradecen y son una verdadera reliquia, se nota que son sus primeras obras y el estilo decae. Algo que, sin embargo, es totalmente irrisorio, ya que sabiendo que son relatos que tienen décadas y que el propio autor reconoce que no son perfectos, son datos bibliográficos estupendos y podemos seguir la evolución estilística del autor gracias a ellos.


Pero como he mencionado, Luz de estrellas lejanas, se compone en casi su totalidad de relatos, muchos de ellos inéditos hasta ahora. Es curioso observar la diversidad de géneros con los que Martin se ha atrevido (siempre dentro del fantástico), y como los mismos temas se van repitiendo en estos. Encontramos relatos de superhéroes escritos por un adolescente entusiasmado pero falto de estilo, un relato histórico como "La fortaleza", o ciencia ficción como "El héroe" o "Una canción para Lya", relato (o novela corta) que me parece una joya. En este relato se explora a partir de un trasfondo religioso y espiritual el significado de la existencia y de la felicidad. . "Una canción para Lya" sea quizá un punto de partida del Martin maduro y moderno que conocemos ahora. Otro de los relatos que me han impactado es “La ciudad de piedra”, una especie de pastiche Lovecraftiano, que, aunque pierde fuelle a mitad del mismo, termina de forma sorprendente.  También encontramos un relato pseudomitológico como "Hieles de tierra" donde los mitos artúricos se trasladan al espacio. Otros relatos de ciencia ficción como “Y siete veces digo: Al hombre no matarás” y “El camino de la cruz y el dragón” tienen un deje más religioso, algo que se acentuará en futuras obras de Martin y llegará a su máximo en su famosa saga. En la antología también hay fantasía pseuomedieval como los relatos “Las canciones solitarias de Laren Dorr” y “El dragón de hielo”, relato del que ya han salido dos ediciones ilustradas distintas en nuestro país, una de ellas por el mismísimo Luis Royo.

Luz de estrellas lejanas es el inicio de una autobiografía separada en tres tomos que todo lector de género fantástico debería tener en su estantería. Pero si encima sois lectores aficionados a Canción de Hielo y Fuego, este libro no debería faltaros, ya que la semilla de esta saga titánica se plantó durante estos relatos. Actualmente ya podéis encontrar los dos siguientes volúmenes Híbridos y engendros y Un corazón atribulado. En los que encontraremos la germinación de esa semilla y parte de su maduración. En un par de días encontraréis Híbridos y engendros reseñado en el blog y el tercer tomo espero no tardar mucho en traerlo, ya que estoy terminando ahora su lectura. En definitiva, un libro sobresaliente, repleto de sinceridad, calidad y variedad. Si tuviera que destacar algo además de todo lo mencionado, sería la espectacular edición que Gigamesh le da ha dado al libro, con un acabado más que sobresaliente. Una forma excelente de desmitificar al famoso autor y volver más humano y cercano, considerarlo como lo que es, un escritor. Aunque uno brillante.

4 comentarios:

  1. Canción de hielo y fuego vale, pero este dudo que lo lea
    estoy un poquito harta del señor Martin x)
    un beesito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te pierdes una obra espectacular :) Una lástima.

      Eliminar
  2. pues claro que lo leeré. Que este tipo estudio periodismo (como yo) y me encanta su trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Le tengo muchas muchas ganas. Canción de hielo y fuego no me acaba de gustar, pero he leído alguno de los relatos de Martin de los 70 y 80 y me encantan. La parte autobiográfica en principio no me atrae, pero los relatos muchísimo.
    Un beso!

    ResponderEliminar