jueves, 26 de marzo de 2015

Dark Intelligence, de Neal Asher


Neal Asher es un autor británico de ciencia ficción con más de 14 novelas ambientadas en Polity, el mundo ficticio creado por el autor. Es uno de los escritores de space opera anglosajona más populares de este momento, junto a Peter F. Hamilton y Alastair Reynolds. De forma inexplicable, tan solo disponemos de una de sus novelas Gridlinked traducida al español como Desconexión. De Asher tengo un par de novelas en papel rondando mis estanterías pero nunca había dado el paso para empezar a leerlo. Si os tengo que ser sinceros, sus portadas “warhammeras” me echaban para atrás y las sinopsis, pese a ser interesantes no me acababan de convencer. Estaba juzgando el libro por su portada y tenía miedo de leer una novela de 400 páginas de tiros en el espacio y poco más. Pero entonces llegó Dark Intelligence y su portada y di el paso.

Con Dark Intelligence, Neal Asher vuelve a este universo llamado Polity y se presenta como el inicio de una nueva saga llamada “Transformation”. La novela empieza con el protagonista principal, Thorvald Spear recordando algo. El autor utiliza este recurso para presentarnos cierta tecnología utilizada en el lugar y por la cual la conciencia del personaje está dentro de un cristal ya que Thorvald murió 100 años atrás, en un la guerra Prador. No tenemos mucha información de esta guerra pero quiero suponer que se desarrolla durante otra de las novelas de Asher en este universo Polity. Al despertar la conciencia de Spear, sus recuerdos van aflorando en oleadas y con ellas nosotros vamos recibiendo información de la historia. Thorvald acudió con sus ejércitos a Panarchia con una nave especial con una peculiar Inteligencia Artificial. Este ejército es traicionado y masacrado. Una vez que recuerda que fueron traicionados decide buscar venganza. Pero quizá el personaje más impresionante sea Penny Royal, el pilar sobre el que gira la novela. Es probable que esta novela ganara muchos puntos por tener referencias directas a Hyperion de Dan Simmons. Penny Royal se podría aventurar que es el Alcaudón de este universo. Asher incluye incluso referencias directas a la mítica criatura de las novelas de Simmons.

Esta novela es la clara definición de “Sentido de la maravilla”. Neal Asher tiene una imaginación apabullante. Uno puede pensar que para escribir space opera basta con poner un par de naves espaciales pegando tiros en el espacio. Pero inventar un universo entero con sus propias reglas, hacerlo coherente, y añadir cierto punto de especulación tecnológica y que todo sea creíble y convincente no es tarea sencilla. Pero sería injusto decir que Dark Intelligence es space opera porque contiene un componente de thriller muy presente, al igual que de terror, como he dicho antes, con las claras referencias a Hyperion. Todos estos elementos hacen de esta novela un prometedor inicio de una saga de ciencia ficción que considero que en unos años será una lectura recomendada por muchos lectores del género. Además considero que ha sido un libro perfecto para iniciarme con el autor al cual tenía algo de respeto.

Dark Intelligence es un libro muy ágil y entretenido, divertido y asombroso a partes iguales. Divertido por la cantidad de sentido de la maravilla y asombroso por la impresionante atmosfera que Asher ha conseguido con la novela. Cabe destacar las escenas de acción, con batallas que rivalizan con muchas superproducciones cinematográficas, que mantienen al lector en tensión el tiempo justo y muestran un espectáculo pirotécnico impresionante. Y si encima os gustan las armas futuristas con esta nvoela vais a alucinar. Poblada de giros de guion inesperados, diferentes puntos de vista que se alternan para dar una visión global del escenario y una trama adictiva hacen de esta una de las mejores novelas de ciencia ficción space opera que he leído en mucho tiempo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada