sábado, 15 de noviembre de 2014

Bøgernehjemmet #3 Book Trader


Recientemente me he mudado a la ciudad de Copnehague en Dinamarca. Ahora me despierto cada mañana con los graznidos de los cuervos, llevo un sobretodo en la mochila haga sol o no, voy en bici a todas partes e intento no comer nunca fuera ni beber cerveza debido al precio de los productos. Pero hay algo que he ido descubriendo gracias a vagabundear por las calles y a Internet En Copenhague hay una gran cantidad de librerías, tanto de libros nuevos como de segunda mano. Las hay enormes, de varias plantas, otras son un sótano recuperado de un viejo edificio y algunas son antiguos lugares donde se reunía la comunidad académica y en las que ahora los estudiantes se sientan entre las estanterías a charlar y tomar alguna bebida. Por eso he creado esta sección llamada Bøgernehjemmet donde os iré descubriendo las librerías que más me han cautivado de esta maravillosa ciudad. 

#3 Book Trader

Book Trader es una de las librerías que encontré por casualidad paseando por las calles del centro de Copenhague. Book Trader está situada cerca de la biblioteca central (Hovedbiblioteket), del campus más antiguo de la universidad de Copenhague y de otras tantas librerías y centros neurálgicos de la vida universitaria en Copenhague. A tan sólo dos calles tenemos el Studenterhuset (por su traducción literal, casa del estudiante) que sirve de hogar para todo el que quiera tomar un café, una cerveza o charlar a un precio reducido y en un ambiente puramente universitario (danés, claro está). 

El caso es que yo había leído sobre una librería en Copenhague en la que William Borroughs estuvo firmando ejemplares allá en el 1983 y que más que una tienda de libros era una especie de santuario al libro. Así que cuando di con los cristales exteriores de la tienda no dudé en entrar. Esta vez iba acompañado de Agata que de nuevo me miró con cara de "Oh, no. Otra vez", al ver mi actitud excitada por querer entrar.

De nuevo el local es un sótano. La librería está situada en los bajos de un edificio, pero no son los bajos a los que estamos acostumbrados en España. Para entrar al local hay que descender unas pequeñas escaleras, por lo que el nivel de la librería respecto a la calle es de metro y medio por debajo.
Esta es la entrada, al fondo Ágata durmien... consultando algún libro.
A la derecha, el librero.
Pequeñas estanterías cargadas de lomos de cuero a los lados de la entrada nos reciben. En frente un mostrador del cual apenas queda una pequeña esquina, el resto está sepultado en viejos y antiguos tomos sin título. Se puede caminar por un pequeño pasillo entre libros apilados en el suelo. El color verde, rojo y marrón de los lomos destaca sobre el resto.

Un hombre mayor, con una larga barba gris nos saluda y nos pide que dejemos las mochilas en la entrada. Yo aprovecho y le pregunto si puedo fotografiar su local y le explico la finalidad de este proyecto. Su respuesta fue clara y contundente: "Please, don't". Su enorme vozarrón y marcado acento danés me intimidaron, lo reconozco. Además, otro enorme nórdico campaba por la librería y se giró a observarnos ante aquella negativa. Yo pensé "Fuck the police" y fotografié algunas partes de la librería de incógnito. La calidad de las fotos es bastante mala por dos razones: el local era muy oscuro y además tuve que hacer las fotos a escondidas y con el teléfono móvil. 



La librería a primera vista parece pequeña, hay dos secciones a ambos lados del mostrador con estanterías repletas hasta el techo. Historia de Europa, idiomas y filosofía. Pero si somos observadores vemos que a un lado del mostrador y tapado por una estantería hay un pasillo que hace zigzag y se adentra en las profundidades oscuras. A mí la oscuridad me llama y mas si hay libros por descubrir.

Esta zona se podría definir como un costillar, donde cada costilla es una estantería. En ambas paredes hay una costilla creando un pasillo de Zigzag en el medio. El espacio entre estantes es muy pequeño, ya que no sólo hay poco espacio entre cada estantería, el suelo está lleno de pilas tambaleantes de libros.

Al fondo, ante una verja que prohíbe la entrada a una sección más oscura todavía encontré la sección de género fantástico y de novela negra. Esta segunda mucho más amplia. No sé que había tras la verja, sólo pude ver libros, pero me recordó a esa sección prohibida en la biblioteca de Hogwarts.

Además, entre las estanterías se podían intuir diferentes accesos o puertas que ahora están bloqueados por planchas de madera o por estanterías. El lugar tiene mucho de mágico y de misterioso. Un lugar del que se podría escribir una buena historia.

Los libros están tanto en inglés como en danés y las temáticas son muy variadas: arte, filosofía, historia, literatura (de todos los géneros), teoría de la literatura, filologías, ciencia,... Es cierto que hay poco de teoría y mucho de literatura, pero hay tomos que no tienen título y andan enterrados bajo decenas de libros esperando a ser descubiertos. 

Según dice el mismo librero, el dato histórico más importante de la librería fue la visita de Borroughs y así queda enmarcado en un enorme poster que cubre toda una puerta, junto a la firma y la foto del escritor. Además en su página web nos explican los hitos de este pequeño y mágico local. Como dato curioso, decir que el actual edificio se construyó sobre las ruinas de un antiguo monasterio destruido durante la Reformación Danesa en el siglo XVI y de hecho, actuales excavaciones han descubierto huesos y restos humanos,probablemente monjes de la época medieval. ¿Curioso, verdad?


La NO entrada a la zona secreta.


Finalmente os dejo los datos de la librería:

Trianglen Antikvariat
Skindergade 23, 1159 København K

http://www.booktrader.dk/
+45 33 12 06 69

De lunes a jueves: 11:00-17:30
Viernes: 11:00-18:30
Sábado: 11:00-14:00

8 comentarios:

  1. Es muy mágica! Eso sí que es una librería de verdad, con estanterías. Con estanterías, joder, no como las que hay ahora con mesas como si fuese el mercado.
    ¿No le preguntaste al hombre por qué no se podía pasar a un sitio con más libros? ¿por qué hay tomos sin nombre? Disfrutaría mucho en un lugar así, podría pasarme horas, días, indagando. Qué chula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que el hombre no se prestaba mucho a responder preguntas, un poco vikingo sí que era. Y daba miedo.

      No acabo de entender tu pregunta, ¿te refieres a mudarse a un local más grande? Supongo que ese local es de su propiedad desde hace décadas y conseguir un local barato en el centro de Copenhague no es nada fácil, ni barato.

      Los tomos sin nombre es porque se ha perdido la sobrecubierta o se ha borrado el título (normalmente van en letras doradas sobre el cartón, y con el tiempo y el uso se borran). Para leerlo había que poner el libro a contraluz :P

      Eliminar
  2. El millor de la foto de la "zona prohibida" són les enganxines informatives de que pots pagar amb targeta de crèdit. Realment un lloc misteriós

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cert, ja tinc ganes de tornar-hi a fer un cop d'ull.

      Eliminar
  3. No es la primera librería que enseñas que está bajo el nivel de la calle, no? Las tiendas que están bajo el nivel de la calle tienen un encanto especial, o esa sensación me transmiten. En Galicia, por razones acuáticas, no tenemos nada parecido. Los locales en sótanos son exóticos.
    Esta librería, sobre todo por la zona prohibida, me recordó a la del libro El señor Penumbra y su librería 24 horas abierta, y ya si está construida sobre los restos de un monasterio medieval, aún más xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí llueve muchísimo, pero a diferencia de España, las calles de no se inundan, cosas de una buena planificación. De todas formas es algo que siempre me ha sorprendido, en Escócia pasa lo mismo y en ambos sitios nieva bastante, por lo que estas entradas acaban sepultadas. Un enigma.

      Quizá el libro se inspiró en esta librería.

      Eliminar
  4. Uau... ¡me encanta!
    Está rodeada como de un ambiente muy mágico y como tu dices, tiene ese aire de esconder una buena historia detrás de las estanterías... y seguro que hay alguna razón extraña por la que no te dejó hacer las fotografias! jaja. Nah, desvarío, pero me encantaría visitarla *-*

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he dado cuenta de que en Dinamarca hay cierta reticencia a la propiedad de la imagen. En los locales no suelen aceptar que hagas fotos debido al plagio, en una tienda de posters una señora nos pidió que no hiciéramos fotos cuando simplemente estaba usando el mvl. Supongo que por tema de plagio, pero ya me dirás qué voy a plagiar de una librería así.

      Eliminar