miércoles, 9 de abril de 2014

Juego de Tronos de George R. R. Martin [Canción de Hielo y Fuego #1] [Reseña]



Como soy un poco zorro, avispado, hocicopollo, me voy a aprovechar del estreno de Game of Thrones (Juego de Tronos). La cuarta temporada de la serie de la HBO que se inspira (o ambienta) en los libros de Canción de Hielo y Fuego. Más o menos libremente, en eso no entraremos.

Pero lo que yo os traigo hoy es algo un poco inusual. La reseña de Juego de Tronos, el primer libro de Canción de Hielo y Fuego. Libro que hace algunos años que me leí. Y sí, como he dicho hace 4 líneas, lo hago aprovechando el estreno del primer capítulo de la cuarta temporada de Game of Thrones.

¿Qué se puede decir de Juego de Tronos que no se haya dicho ya? Poco, la verdad. Existen blogs dedicados por completo a esta saga. Portales webs con guías y árboles genealógicos. Foros con centenares de temas abiertos repletos de decenas de miles de mensajes. Incluso blogs de filosofía donde se compara personajes y hechos históricos con la novela. Poco puedo aportar a todo esto.

Juego de Tronos se publicó en 1996, solo para ponernos en contexto (en 1998, solo dos años después se publica Choque de Reyes, seguramente porque la tendría bastante preparada junto con la primera), en 1997 se publica Harry Potter y la Piedra Filosofal, y algunos como yo empezábamos en esto de la literatura fantástica. Por lo tanto me gustaría hacer un repaso a las novelas que se publicaron en la década de los 90 (esto lo he conseguido gracias a @misionCiFi).

En enero de 1990 empezaba a publicarse la titánica saga de fantasía épica (y bastante clásica) La Rueda del Tiempo por Robert Jordan y se publicaban hasta 1998 los ocho primeros títulos. En 1994 empezó a publicarse otra longeva saga, La Espada de la Verdad de Terry Goodkind y se publicaban hasta 1999 los cuatro primeros títulos. Harry Potter y la Piedra Filosofal se publicó en 1997 y en 1998 y 1999 los dos siguientes volúmenes. En 1995 se publicó Luces del Norte, el primer tomo de la trilogía La Materia Oscura de Phillip Pullman. Robin Hoob publicaba su trilogía Vatídico durante esta década. Neverwhere de Gaiman, Tigana de Guy Gavriel Kay, Good Omens de Gaiman y Pratchett fueron publicadas durante los ’90. Gardens of the Moon de Steven Erikson daba inicio a una enorme y brutal saga de fantasía. Elizabeth Moon, Anne McCaffrey, Eoin Colfer, Tad Williams, Gregory Maguire, Stephen King y una lista enorme de autores que os dejo aquí.

Podemos deducir de esto que Juego de Tronos se publicó en unos años de pleno apogeo de literatura fantástica, donde podemos ver, por la lista antes mencionada, que se buscaba romper el esquema de Tolkien y salir de su sombra. No todos lo consiguieron y no todos querían lograrlo, pero de todos ellos hay algunos que en su momento tuvieron más éxito que el resto. Gaiman sigue al pie del cañón, así como Pratchett, pero otros y otras escritores y escritoras, por no arriesgar, han quedado en cierta sombra de la no-originalidad. Y es que la criba del tiempo no perdona.

Juego de tronos pasó algo desapercibida bajo sagas tan populares como La Rueda del Tiempo o La Espada de la Verdad, mucho más comerciales y más banales. Pero las buenas semillas crecen fuertes y hermosas, y la de George R. R. Martin era de estas.

Una saga atípica y sorprendente que rompe y destroza casi todos los preceptos que se tenían de la fantasía épica. Quizá el ambiente medieval y los tópicos de caballeros siguen ahí, pero con un giro de tuerca impresionante.

Los protagonistas ya no están protegidos, todos, absolutamente todos, pueden morir por el bien de la trama. Algo que la mayoría de autores no se atreven a realizar. Y en las novelas anteriormente mencionadas, esto solo he visto en una de ellas, en la saga de Malaz de Steven Erikson. El resto siguen el tradicional concepto de agarrarse a un protagonista-balsa para contar toda la historia.

¿Alguno de vosotros ha leído La Rueda del Tiempo o La Espada de la Verdad? Yo no, y no creo que lo haga ni a corto ni a largo término. Es una saga que no me interesa y en comparación a Canción de Hielo y Fuego, en mi opinión, menos originales, menos trabajadas y mucho menos arriesgadas.


Si algo ha hecho especial a Canción de Hielo y Fuego ha sido su originalidad. Sí, salen caballeros; sí, todo está ambientado en temas medievales; pero en Canción de Hielo y Fuego, por poner un ejemplo, las mujeres son más que meros acompañantes, son protagonistas. Tienen fuerza y tienen poder. Mucha gente no está de acuerdo con esta apreciación, de hecho he llegado a escuchar locuras como que Martin es un misógino. Algo incomprensible. ¿Cuántas personajes mujer como Daenerys, Cersei, Melisandre o Arya existen en novelas de fantasía de los ’90? Yo diría que ninguna.  Y esto es una de las grandes claves del éxito de Martin. La mujer deja de acompañar a Conan en taparrabos y un brah de piel de jabalí, con unos pechos inmensos y los estereotipos de la época.

Y luego está la prosa, claro. Dicen que leer a Martin en inglés es complicado, pues es bueno, muy bueno escribiendo. Puedo corroborarlo. George R. R. Martin escribe que da gusto leerlo. Ya no por la historia, si no por lo bien contada.

Y esa es otra, la historia. Tantos frentes abiertos, tantos focos de acción. ¿Qué no te gustan los Stark? Tienes a los Lannister. ¿Qué no te gustan las guerras y las batallas? Tienes intriga palaciega. ¿Qué no te gusta la intriga? Tienes aventuras personales como la de Arya. Tienes magia, tienes misterio, tienes romances. En general, hay tantas cosas tratadas en la saga, que el público que deja atrás sus prejuicios, va a gustarle. Ya sea por una razón o por otra.

El público de Canción de Hielo y Fuego es variopinto y daría para otra entrada. Pero solo diré que Martin no es para todos los públicos. Son libros largos, cargados de información, incluso densos. No aptos para cardiacos y muy propensos a convertir sus páginas en pegamento para tus dedos. Por lo que a pesar de la enorme fama que ha conseguido gracias a la serie Game of Thrones de la HBO, es posible que no todo el mundo termine el primer libro. Si lo hacen, no van a poder parar de leer. Es un hecho.

¿En qué se inspira George R. R. Martin? Esto lo vamos a resumir, porque también puede dar para muchas entradas. En primer lugar, Westeros o Poniente, tiene una clara semejanza con las islas británicas. Y de aquí vamos a la gran influencia del autor: La Guerra de las Rosas y la Guerra de los Cien Años. No hay nada mejor que la realidad para alucinar. No quiero profundizar más. Hay incluso libros publicados que hablan de este tema y yo solo haría un desmerecedor e insulso apunte.

Y aunque parezca una tontería, agradezco el buen hacer de la editorial Gigamesh por haberlo traducido y haber apostado por él. Como ya he dicho antes, arriesgando se gana, y Gigamesh han dado en el blanco.

 Canción de Hielo y Fuego, Juego de Tronos, Game of Thrones… llamadlo como queráis, pero yo digo y sin remordimientos de ningún tipo, que tenemos al mejor escritor de fantasía épica en activo. Yo se lo contaré a mis nietos y no me creerán. ¿Y vosotros?

4 comentarios:

  1. Te había escrito anteriormente un mensaje más largo pero no sé porque al darle a "vista previa" se me ha borrado el campo donde estaba escribiendo mi comentario, en fin, en resumen preguntar si, dentro de estos autores que plantearon fantasía medieval fuera del esquema y la sombra de Tolkien, conoces al que para mí es un autor fundamental dentro del género. Este autor al que me refiero es Andrzej Sapkowski y su saga Geralt de Rivia. Realmente, en caso que no conozcas a este autor te recomiendo encarecidamente que vale mucho la pena echarle un ojo a su obra.
    Mi comentario era bastante más largo exponiendo más a este autor pero ahora mismo no tengo tiempo y dejo aquí un resumen de lo que era mi anterior comentario. Simplemente hago este apunte como recomendación de un autor para mí, personalmente, muy relevante en el conjunto de obras que se hayan podido hacer planteando una fantasía medieval desmitificada, ambientada en un mundo cruel y despiadado, lejos de las idealizaciones características de las obras más clásicas de este género literario.
    Saludos Alexander.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miquel,

      sí, conozco a Sapwkowski y he leído parte de su obra. Tienes razón con este autor y lo había olvidado, sus obras fueron publicadas en los '90. De todas formas en el post no hablo de todo lo publicado para salir de la sombra de Tolkien, tan solo de la década de 1990 a 1999 para contextualizar Juego de Tronos y ver en que ambiente se publicó. Uno de proyectos emergentes más que interesantes.

      Gracias por pasar y espero que sigas apareciendo más a menudo.

      Alex.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo, algo necesario para el género!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu reseña! Seguramente leere antes los libros que ver la serie! Muchas gracias! Te sigo! Seamos seguidoras/es!

    ResponderEliminar