miércoles, 2 de abril de 2014

El Escondite de Grisha de Ismael Martínez Biurrun [Reseña]


Durante el Celsius232 de 2013 Biurrun era uno de los apellidos que sonaban en casi todas las conversaciones y es que las dos novelas publicadas en Salto de Página rivalizaban en calidad con las de Emilio Bueso (que han dado mucho que hablar pero no entraré en el tema). Yo no conocía para nada al autor, pero seguido por mi curiosidad decidí adquirir un ejemplar de El Escondite de Grisha y ya que Biurrun merodeaba por la zona, conseguirlo firmado y dedicado (aunque fue un regalo).

Si algo cabe destacar del festival Celsius232 es la cantidad de debates y conversaciones en las que surgen gran cantidad de títulos y nombres. Como buena esponja que soy me encanta absorber la información y retenerla, y a veces, te llevas una grata sorpresa.


Hasta hace poco, un mes aproximadamente, no me leí la novela por razones ajenas a mí, pero debo decir que desde la primera frase, no pude desengancharme de la lectura.

La narración está llena de trampas, ya que Biurrun no nos dejará nunca saber hacia dónde vamos. Nos tapa los ojos con una venda y nos va relatando la historia desde un prisma totalmente diferente. No sabemos nada del protagonista ni de su pasado. No sabemos a dónde lleva la historia. Nos dejamos llevar.

Acompañamos a Olmo, un aparente sencillo bibliotecario cuyo camino se cruzará con el especial Grisha, un niño extraño que acude a la biblioteca como parte de su día a día: escribir un cuaderno con los ojos cerrados. Y es que el libro empieza así:

“Este duende tiene los ojos granes y encenagados como dos charcos de tormenta”

Con esta simple frase quedé enganchado a la narración del libro. Con esta simple sentencia, todas mis lecturas quedaron abandonadas y me lancé al abismo irrefrenable de la lectura.

Los personajes son la deliciosa guinda del pastel. Con una profundidad abrumadora, Biurrun esculpe lentamente a Olmo y a Grisha. Olmo, parece una persona sencilla, tranquila y sin muchas pretensiones, pero lentamente descubriremos algo oscuro y podrido en el interior. Algo muy negro que lucha por salir a flote. En cambio Grisha, parece un niño perdido, con sus manías y sumergido en un mundo de locura, pero según pasemos las páginas iremos levantando capas de su armadura para descubrir lo que realmente es, un niño. De hecho, de los mejores personajes “niño” que he visto descritos nunca. Bravo.

Ambos personajes empiezan su andadura en un extremo de la línea, y Biurrun nos los presenta en dos lados opuestos. Olmo lucha por ocultar algo que lentamente va saliendo a la luz, y Grisha lucha por sacar algo que está totalmente oculto. Cuando estos personajes se encuentran en medio de esa línea, es cuando su historia empieza a ser narrada.

El argumento principal es extraño, y pocas veces queda claro. Cada noche aparecen ciertos seres que persiguen al chaval. Pero será la implicación de Olmo con Grisha lo que desencadena todo. Si me pidieran una descripción en una línea sobre la trama, creo que diría: “Los acontecimientos que se desencadenan cuando las almas de dos personas chocan y se cruzan”. Vale, lo admito, no puedo escribir una frase que haga honor a lo que presenta realmente el libro. (¿He sido el único que ha encontrado una pequeña analogía con Diástole de Emilio Bueso?)

La prosa de Biurrun me ha parecido excelente. Llena de metáforas preciosas y descripciones muy líricas. Hay escenas duras o llenas de tensión en las que podía encontrar un brillo de belleza entre tanta convulsión. Creo que el autor tiene un estilo muy bien definido.

El final… qué decir del final. La novela crea una tensión tan grande, que en el momento de soltar aire me supo a poco. A pesar de que es un gran final, noté que me faltaba algo. Cualquier cosa que me emocionara, que me hiciera cerrar el libro y quedarme mirando el techo, perdido en mis pensamientos. Pero no fue así. Me decepcionó un poco que el final fuera poco climático. Pero cuidado, que esto no quite el mérito al libro, cada página del libro es una maldita maravilla, es por eso que quizá el final se queda algo corto.

A la pregunta de si el libro tiene género fantástico o no, solo os diré que la novela podría ser considerada como novela generalista, pero tiene detalles, pedazos de algo fantástico que acaban por llevar a la novela a ese terreno. Un fantástico experimental, híbrido y muy, muy interesante.

Aprovecho para decir que el viernes hablé con el autor y le comenté algunas percepciones de la novela y que hablar con autores que aceptan con tan buen humor el feedback me parece genial, además siempre es un placer poder comentar tu opinión con el propio autor, en este caso claro, es positiva.


Hago dos menciones muy breves, una es a la portada, que me parece una chulada. De hecho, la mirada del niño de la portada refleja a la percepción la idea de Grisha presentada en el texto. Y la segunda es a la excelente edición de Salto de Página y a su buen gusto. Este fin de semana tuve también el placer de hablar con su editor y es una bellísima persona. De Salto de Página lo compraba tóh.


Dicho esto. Leed El Escondite de Grisha. No tengo nada más que decir.

3 comentarios:

  1. No encuentro nada de Biurrun para comprar en formato electrónico (tengo un Kindle así que suelo comprar directamente desde Amazon) más allá de su último libro. Estoy intentando reducir mis compras en papel por falta de espacio y para tratar de ahorrar. Lo primero que leí del autor fue 'Un minuto antes de la oscuridad' y me pareció soberbio. Después de esta reseña, me quedo con muchas ganas de más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he leído Un minuto antes de la oscuridad y me gustó más Grisha. ¡Dale oportunidad al papel!

      Eliminar
    2. A mí me pasa lo mismo con el papel: nació mi hija y se acabó el espacio (y parte del presupuesto). Mis libros están en cajas bajo las camas.... a ver si se animan los editores a publicar más en digital.
      Y gracias por la reseña, me han quedado muchas ganas de leerlo

      MIGUEL ANGEL

      Eliminar