viernes, 7 de marzo de 2014

Jagannath de Karin Tidbeck [Reseña]


Portada para la colección Fábulas de Albión de la editorial Nevsky.

Pocas obras de autores nórdicos llegan a nuestro idioma, y mucho menos si son de fantasía o ciencia ficción. Sí, todos conocemos a Jo Nesbo, Lars Kepler o Mari Jungstedt, pero todo esto es novela policíaca o negra. Del género fantástico tenemos muy pocos referentes.

Si algo llama al instante la atención de este libro es el tema de la traducción. Karin Tidbeck escribe en sueco, pues ella es de Suecia. Actualmente Karin Tidbeck ha publicado una antología de relatos en sueco Vem är Arvid Pekon? Y una novela también en su idioma natal  Amatka. Jagannath es una antología que ha sufrido un extraño proceso de traducción. Tidbeck escribió la mitad de los relatos de la misma en sueco y la otra mitad en inglés. Para su publicación íntegra en este último idioma, tuvo que traducir los relatos del sueco al inglés, y según ella misma ha declarado en otras entrevistas muchos de estos relatos sufrieron cambios, transformando la traducción en reescritura.


La escritura de Tidbeck fluye entre una diversidad sorprendente de temas. Su prosa es directa y no se entretiene en descripciones banales, va directa al grano. Esto en mi opinión se ve incrementado por el hecho de ser relatos bastante cortos. Además sus historias varían entre numerosos géneros fantásticos: ciencia ficción, fantasía, steampunk. Una antología que demuestra la originalidad y el control de la autora sobre diferentes géneros. Además, lo más curioso de esta antología es que no responde a un mercado preestablecido. La obra de Tidbeck es una arriesgada apuesta personal que se sale de lo normal o como se suele decir, que no es mainstream. Para mí estos relatos tienen todavía más valor pues son complicados y hablan de un mundo totalmente personal y profundo.

Antes de seguir con la reseña he de exponer que la he leído dos veces simultáneamente. Tenía un ejemplar en digital en inglés y afortunado yo, Nevsky confió en mí para pasarme un ejemplar beta de su futura publicación de Jagannath, por lo que lo leí también en español y tuve la oportunidad de comparar la traducción realizada por Carmen Montes Cano y Marian Womack. Pero vamos a hablar primero de la edición en inglés.

Este ebook contiene una introducción realizada por  Elizabeth Hand realmente interesante y que creo que es bastante necesaria para entender lo que estamos a punto de leer. Ella nos comenta lo sorprendente que es que aparezcan escritoras o escritores con tanto talento casi descubiertos por casualidad. Tidbeck llevaba publicando casi diez años antes de Jagannath. El resto de la introducción nos habla de la sensación de Hand al leer los relatos, qué pensó y qué le hicieron reflexionar. Un pequeño texto muy interesante.     
  
            “The liminal sense of transcending borders holds true for all stories in Jagannath, which span folktale, fantasy, magic realism, science fiction, and, in “Pyret”, a Borgesian taxonomy of an imaginary creature.”

En una antología podemos descubrir de una manera más rápida qué temas suele tratar un escritor, como los enfoca, que estilo de escritura utiliza o como desarrolla el argumento. En una novela esto es más difícil de detectar pues se trata de solo un trabajo, y esto es una de las cosas que más me gustan de una antología, encontrar un patrón.

Empezar esta antología para mí ha sido ir por el bosque con los ojos vendados. Tengo la necesidad de asociar ideas y de buscar patrones en las novelas o historias que leo. “Por qué escribió eso en vez de lo otro”. La primera historia de la antología es quizá la que está menos conectada (según mi punto de vista) al resto, y quizá por eso está la primera. La analogía que hago de este relato con el resto es quizá el foco común de como la vida humana adapta a su cotidianeidad cosas que a nosotros nos parecen del todo inverosímiles. A partir de aquí empezaremos a ver como todas las historias se conectan de forma más potente y es cuando el factor que más me ha gustado ha entrado en juego: la mitología.

Mitología escandinava, sí. Pero os aviso de que no vais a ver a Thor repartiendo martillazos ni a Odin con sus cuervos. Se trata de una mitología local, el típico boca a boca. Historias que el viejo del pueblo explica a los jóvenes alrededor de una hoguera. Es un tipo de mitología muy interesante pues no sigue patrones jerárquicos, simplemente da forma a los miedos feéricos que los humanos han tenido desde las cavernas. El bosque, los seres vivos que no comprenden, situaciones que no se pueden explicar sin estudio y reflexión. Todo esto se explica con figuras mitológicas y ahí es donde Tidbeck hace germinar su prosa.

¿Cuánta de la mitología que nos expone es real? No lo sé, no he investigado (todavía) lo suficiente. El relato “Pyret” está escrito en forma de documental al principio y de relato al final. ¿Hay algo de cierto en este mito, en este ser? Tidbeck juega sobre la delgada línea de lo real y lo inventado. Uno de los relatos que más me han apasionado pues pocas veces terminas de leer una historia y acudes raudo a internet a buscar información.
Es curioso que la antología se llame Jagannath, pues es una deidad hindú pero también se trata de la palabra inglesa “juggernaut” que significa gigante. Un gigante es inexorable y como deidad, podría cobrar significado cuando pensamos en el conjunto de relatos como una gestación de seres. Tidbeck da vida a ciertas criaturas durante sus relatos y manipula a su antojo la historia de los mismos. El relato homónimo tiene mucho más sentido cuando descubrimos este dato. El Jagannath aquí presentado, Madre, tiene una habilidad muy curiosa y creo que es un buen broche final a la antología, como una gran metáfora de todo lo acontecido.

Como ya he dicho, durante todos los relatos nos veremos envueltos en la bruma del mito. ¿Qué es real? Como real me refiero a aquello que ha sido considerado real. (En la mitología nórdica realmente creían que los dioses como Thor o Odin existían). ¿Qué es ficción? Cuánto del relato ha inventado Tidbeck.

No quiero entrar en muchos detalles del resto de relatos, quizá hacer unos breves comentarios. Podría agruparlos en diferentes secciones debido a su temática.

En Aunts (Tías en la traducción de Nevsky) vemos un extraño concepto del tiempo y de las etapas de la vida. Un ciclo que nos resultará curioso y a la vez algo repugnante, pues los hábitos caníbales no son del gusto de uno. Este relato viene relacionado directamente con Augusta Prima, ¿estos relatos están conectados? ¿Se desarrollan en un mundo inventado y por lo tanto con sus propias reglas? En Brita’s Holiday Complex (El complejo de vacaciones de Brita) el protagonista vive sus vacaciones como si de un sueño se tratara. ¿Qué es realidad y qué no? Este relato es curioso pues como decía antes nos invita a reflexionar sobre cuánto hay de mito y cuánto de ficción literaria. ¿Existen historias populares que narren situaciones parecidas?


Beatrice, Miss Nyberg and I (La señorita Nyberg y yo) y Cloudberry Jam (Mermelada de mora ártica) tratan el tema del nacimiento y crecimiento de los niños encuadrando en un marco de steampunk o de realismo mágico. Cloudberry Jam es especialmente conmovedora pues una madre engendra y crea a un homúnculo vegetal y narra las dificultades de la misma al cuidarlo. Es interesante como la protagonista no entra en un detallismo profundo de sus sentimientos, Tidbeck con pocas palabras y de forma sintética desplega un abanico inmenso de sensaciones.

Some letter for Ove Lindström (Cartas para Ove Lindström) narra las cartas que un hijo o hija le escribe a un padre ya muerto. Podemos interpretar que hablan de una madre que no existió o que era algo especial. No quiero decir nada para no hacer spoiler, pero este relato tiene mucho que ver con el mundo feérico.
Vemos como el mundo mágico choca y se entrelaza con la supuesta realidad. Las barreras de ambos mundos colindan en lugares como bosques (lugar muy común en los relatos) y otros lugares naturales arraigados en la cultura nórdica. En el relato de Augusta Prima se nos muestra una metáfora de esto. Un personaje encuentra un reloj y empieza a preguntarse qué es el tiempo, algo que en su mundo no existe. ¿Es este mundo el mundo de las hadas y de la magia? En este relato se nos da un pequeño fragmento explicativo, algo que escasea en los relatos adrede.

There are two worlds and they overlap. The first is the land of Day, which belongs to the humans. The second is the land of Twilight, which belongs to the free folk. . . . Both lands must obey Time, but the Twilight is ruled by the Heart, whereas the Day is ruled by Thought. 

Antes de terminar la reseña quiero agradecer a Nevsky por el ejemplar ofrecido y por haber tenido la oportunidad de leer la antología en ambos idiomas. Me considero afortunado de haber encontrado esta pequeña gran pieza de una autora que de no ser por sus grandes esfuerzos de autotraducirse para darse a conocer y del buen ver y gusto de Nevsky, no podríamos disfrutar. Por cierto, sale a la venta el 10 de marzo y os puedo asegurar que la traducción vale mucho la pena.

Si os interesa la mitología, los relatos que rozan lo surrealista pero que guardan un gran potencial conceptual. Si disfrutáis leyendo relatos enmarcados en esa fina línea entre lo real y lo desconocido, creo que esta antología puede ser un gran acierto.

Como sugiere Tidbeck en su último relato: la magia no se ha perdido de este mundo, aunque Jagannath haya muerto, siempre está ahí, esperando a volver para volver a germinar.

5 comentarios:

  1. He tenido la suerte de poder trabajar en la edición de esta antología, y cuando me puse a ello, preferí no saber nada sobre los relatos, quería ir descubriendo lo que Karin contaba, con qué historias nos sorprendía. Había leído buenas críticas sobre ellos, pero, por supuesto, necesitaba generar mi propia opinión.

    Coincido con tu opinión en varios puntos, sobre todo, ese "adentrarse en el bosque con los ojos vendados", y esa mitología escandinava que tanta fuerza tiene en el conjunto, nos descubre historias ypersonajes muy interesantes.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me esperaba lo que leí. Tampoco se muy bien que esperaba leer, pero me ha sorprendido muy gratamente. Si algo se puede decir de la antología es que es muy, muy original.

      Gracias por pasárte Fer, un abrazo.

      Eliminar
  2. Por lo que cuentas, me recuerda algo al imaginario y a la obra de Susanna Clarke. No sé si el símil es adecuado o no, pero según lo que planteas, por la combinación de elementos mitológicos, de folclore local y por la fusión en la narración de la tangible y mundano con lo feérico me parece que sí que son obras conectadas.
    Un motivo de más para pillarme "Jagannath" después de leer tu estupenda reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Jagannath tiene un toque más surrealista que la obra de Clarke.

      Espero que te guste, vale mucho la pena conseguir esta obra.

      Eliminar
  3. Buena reseña, aunque no comparto el entusiasmo. Yo también he leído la versión digital, pero por lo que se va viendo la edición en papel tiene pinta de ser espectacular (como por otro lado debe ser habitual en esta editorial). Un 'bonito' libro, y no lo digo con segundas.

    ResponderEliminar