lunes, 17 de febrero de 2014

El Jardín de Suldrun [Trilogía de Lyonesse 1/3] de Jack Vance [Reseña]


La Trilogía de Lyonesse es uno de esos imprescindibles de la fantasía clásica que siempre he tenido ganas de leer. Cada vez que veía una oportunidad de hacerlo, otro libro eclipsaba la ocasión. Mis ganas, no obstante fueron aumentando, pues no soy muy fan de las sagas artúricas, pero si han surgido obras inspirándose en estas, que me han encantado, como por ejemplo Bosque Mitago de Holdstock, por decir una poco conocida.  La trilogía de Lyonesse es una lectura interesante, donde encontraremos a un autor olvidado y numerosas veces obviado, como Jack Vance, y que a mi parecer y por lo que ahora os contaré, se merece un reconocimiento bastante más grande del que se le ha dado hasta ahora.




La mitología Celta siempre ha estado muy presente en la literatura fantástica, sobretodo, anglosajona y europea. No voy a detenerme pues hay estudios y gruesos tomos que tratan este tema, ya que es extenso, pero autores como Tolkien, Tim Powers o Stephen King, por nombrar unos pocos, se han inspirado en ellos. Jack Vance utiliza, como he dicho, las leyendas sobre Avalon y las dota de una profundidad y un realismo gigantesco. Pero no solo se inspira, si no que a partir de estas leyendas y mitos, crea su propio mundo. Un mundo con sus propias reglas, sus reyes y reinos, su magia y sus guerras.

Vance sitúa su acción en las islas Elder entre el sur de Inglaterra y el norte de la costa Cantábrica. Unas islas en las que el autor, con un mapa y una introducción, da origen al mito artúrico. Personalmente, solo con este inicio (y como ya he dicho, es una introducción, un prólogo) las ganas de leer aumentaron exponencialmente. Unas islas, con mapa, en las que Arturo y Avallon existieron. ¿Qué debe haber ahora en esas islas?
Este era mi primer contacto con Jack Vance (por desgracia, posterior a su muerte) y lo tomé con mucho entusiasmo. Además, la editorial Gigamesh me envió el ejemplar de promoción y no podía estar más contento. Tenía la excusa perfecta. Aun así el libro me llego a finales de setiembre y lo he terminado hace unos días, a mediados de febrero. No tengo sentido de la decencia ni de la responsabilidad.

La edición de Gigamesh es una reedición de la primera publicación, en 2004, cuenta con la traducción de Carlos Gardini. La ilustración de la cubierta es de Corominas, a quien ya conoceréis por las portadas de Canción de Hielo y Fuego. La portada es llamativa, muy al estilo del autor, pero lo mejor (y que descubrí gracias a Google y a Toliol) es que si juntas los tres libros de la trilogía, surge un cuadro formado por los tres libros. Una idea magnifica y a la que aplaudo.  

Sí, si sois avispados habréis averiguado que se trata de una trilogía, La Trilogía de Lyonesse. El primer tomo, llamado El Jardín de Suldrun tendrá la mitad de la novela dedicada a la infancia de Suldrun, la princesa de Lyonesse y su educación, su rebeldía y sus pasatiempos en su jardín privado. Reconozco que todo lo que rodea a este personaje me ha parecido soporífero. Suldrun es la típica princesa que quiere casarse pro amor, que no hace caso a su padre y que este, a pesar de querer ser duro y serio con ella, suele dejar bastante a su libre albedrio a la princesa. La reina ignora completamente a la princesa, se desentiende y pocas veces aparece durante la narración.

Pero la parte aburrida se acaba aquí. El estilo de Vance es brillante, dotado de una gran personalidad y luminosidad. Sus descripciones son magníficas, sin llegar a cansar. Los ingredientes en su justa medida dependiendo de lo que la escena le pida. En ningún momento nos perdemos en la narración ni dejamos de entender ninguna escena. Con esto quiero decir que la prosa es muy evocadora, no abusa de detalles. Aun así la narración no es muy coherente, ya que hay capítulos, sobretodo donde describe la educación de los niños, que a mi parecer, no acababan de cuadrar con el resto del libro en cuanto a estilo. (todo esto sin tener en cuenta que personalmente me aburría en los capítulos de Suldrun y en los demás devoraba las páginas. Pero no se debe a una falta de ritmo si no a una carencia personal por esa trama).

Me ha sorprendido con que sencillez el autor pasa sobre escabrosas y violentas escenas, relatándolas con la misma simplicidad con la que nos explica como Suldrun se escapa a su jardín. Vance es un narrador minucioso y sabe crear la suficiente tensión en estas escenas y dejarnos justo con la miel en la boca. En este sentido creo que El Jardín de Suldrun es un libro que no está dedicado a un público amplio, si no más dirigido a un lector que ha experimentado con el género, que desea conocer novelas más profundas que un lector generalista que se ha quedado en El Señor de los Anillos o Canción de Hielo y Fuego no va a leer. ¿Por qué? Porque Vance reclama una constancia, Vance pide experiencia para pasar sus páginas. No sé si esto es a conciencia o no, estoy seguro de que no, pero me he dado cuenta de que yo no podría haber leído esta novela tiempo atrás. Acostumbrados a nuestra vida fugaz y rápida, leemos novelas con una acción trepidante aunque el libro sea grueso. Vance se toma las cosas con calma. Crear un mundo, requiere tiempo.

Cuando hablo de fantasía clásica me refiero a que Vance hace una clara distinción de héroe y de villano. Sin entrar en detalles de la trama, lentamente el autor nos irá definiendo quién es quién para llegar al final del libro dejando claro que a pesar de haber conflictos de intereses y manipulaciones, siempre hay alguien puro, un héroe. Las tramas palaciegas son una constante y las estrategias militares de muchos personajes no nos dejan claro quién es el villano, pero hay una atmosfera clara de qué es lo bueno y qué es lo malo.

A todo esto tenemos que añadirle una introducción progresiva a la magia. Al principio no vamos a ver ni chamanes ni brujos celtas, pero más adelante empezaremos a sentir como las islas Elder van encajando en esa atmosfera mágica que yo tanto deseaba encontrar. Es cierto que muchas “casualidades” rodean la obra y algunas escenas. Además hay situaciones resueltas demasiado deprisa y otras demasiado lentas, pero esto, a diferencia de otros libros, no me ha supuesto para nada un problema.



El Jardín de Suldrun es un libro muy entretenido con una profundidad enorme. Los personajes no son su punto fuerte, pero las intrigas palaciegas, las fluctuaciones de reinos, la política y las conquistas aportan un grado muy alto de emoción que nos harán seguir pasando las páginas sin prisa pero con constancia. En el primer tomo de la trilogía de Lyonesse, la mitología y las leyendas Celtas no han hecho nada más que empezar a asomar. Estoy seguro que en el próximo tomo, la magia tomará posesión de las páginas de una forma mucho más presente.

3 comentarios:

  1. Vance es uno de esos autores que tengo pendientes desde hace tiempo, y mira que me da rabia. Lo malo es que no sé si empezar por aquí. Me tira un poco para atrás lo de que sea una trilogía.
    Si acaba cayendo, desde luego será en esta edición aunque solo sea por esas espectaculares portadas. No soy muy fan de Corominas en cuanto al trabajo hecho en 'Canción de hielo y fuego', pero la imagen que forman estos tres libros está genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que una buena novela de aventuras necesita que sus personajes y su mundo evolucionen con el avance de la novela. Vance consigue eso y mucho más. Eso y el mundo creado son suficientes para mi. Una novela que estoy seguro de que te gustará, Sergio.

      Eliminar
  2. Acabo de leer El Jardín de Suldrun, y buscando cosas sobre la trilogía, 'me encontré con esta fantástica reseña. Al leerla era como si alguien pusiese en palabras mis impresiones, iba asintiendo con la cabeza casi a cada frase. También me aburrí en la primera parte, y también devoré la segunda. Y es cierto que quizás no dejé el libro antes de terminarlo porque soy lectora habitual de obras de fantasía. Se nota la evolución del género desde Vance y autores anteriores hasta Abercrombie o Martin, sobre todo en la ambigüedad moral de los personajes de unos y la dicotomía buenos/malos en los de otros. Yo personalmente doy más partidaria de esa ambigüedad que nos hace a los personajes más cercanos, pero eso no me impidió disfrutar de la historia que nos relata Vance. De hecho, acabo de empezar "La perla verde" y sé que también la voy a devorar.
    Muchas gracias por compartir tus impresiones sobre este libro, a partir de ahora visitaré asiduamente tu blog.

    ResponderEliminar