viernes, 30 de agosto de 2013

Fantasmas y samuráis – Okamoto Kidô [Reseña]


Estoy particularmente contento de haber podido leer una novela como esta, traducida directamente del japonés, gracias a la gran labor de la editorial Quaterni. Creo que el compromiso que llevan a cabo es loable, ya que la mayor parte de su catálogo son traducciones completamente nuevas y directamente de su idioma original.

Fantasmas y samuráis, cuentos modernos del viejo Japón son doce cuentos recogidos a juicio del personaje que introduce la novela. Según se nos cuenta en la introducción, unos amigos deciden reunirse en el Lar de la Rana Azul para contar Kaidanes (cuentos de fantasmas). La premisa y excusa del autor es perfecta como hilo conductor para relatarnos diferentes historias de temas bastante tradicionales. Son cuentos sobrenaturales y fantásticos donde el lector debe creer lo que le cuentan. Algunos son misteriosos, otros incluso divertidos, pero con el drama siempre presente. Por lo tanto no son cuentos de miedo, sino historias cotidianas que se podrían recoger en un volumen etnológico.

Okamoto Kidô

Hay cuentos con sucesos inexplicables, en el que el narrador incluso se excusa por no poder dar una razón lógica, pero que pide confianza para creer el relato. La atmosfera que se va creando a lo largo del tomo es inquietante, misteriosa. Si algo destaca de estos cuentos, es un hecho que el autor deja claro: la ingenuidad de sus personajes. Lo supersticiosos que son sus personajes, así como la población japonesa en general.

Cada cuento está narrado por una persona diferente, hombre o mujer. Algunas son experiencias personales, otras son sucesos de los cuales fueron testigos o historias que han escuchado de familiares o amigos. Este recurso que usa el autor no es más que para dar credibilidad a su obra, que el autor se sienta identificado. Como ya he dicho antes, son cuentos muy cotidianos, con sucesos que se podrían comparar a historias o leyendas contadas en occidente, por lo que el lector japonés debe caer de lleno en la historia. Son historias que buscan salir de lo ficticio, el autor quiere dar la sensación de que no son invenciones suyas y de ahí la estrategia del hilo conductor y los narradores externos.

La riqueza de la cultura japonesa tratada en la novela es notable, pues la variedad de temas tratados en los cuentos es impresionante. La fascinación por la tradición, el ansia de conversación de las costumbres se nota en el tipo de relato de los cuentos, usando términos y palabras que no existen en nuestra lengua o inglés. El gran uso de estos términos no dificulta para nada la lectura ya que o se entienden por contexto, o podemos consultar el glosario que hay al final de la obra. La mayoría que acostumbréis a leer literatura japonesa u obras niponas no tendréis ningún problema con los términos.



Seiajin: el espíritu de la rana azul

El primer relato nos habla de una rana con tres patas. Una historia de amor con demonios. Creo que es una de las historias quizá más flojas y más ingenuas del relato, y creo que no debería ser la que abre el compendio.


El embarcadero del Tone

Uno de los relatos que más me han gustado, donde un viejo ciego espera cada día en un embarcadero. Una de las historias que más me han gustado aunque el desenlace no fuera lo esperado tras el tipo de historia contada. La venganza se mezcla con el sentido de la justicia.


Las almas de los hermanos

Esta quizá es la historia que más me ha gustado. Otra vez asistimos a uno de esos actos de fe que nos pide el narrador cuando nos cuenta como un amigo suyo se le aparece en medio de la noche. Una especie de fantasma vengativo y una historia de celos se nos presentan en este relato.


Los ojos del mono

Esta es la más perturbadora que he leído. Una máscara de mono encantada. Como los miedos irracionales hacen que sucedan cosas. Convertir sombras o hechos inexplicables en maldiciones y sucesos paranormales. Solo pensar en la maldita máscara se me eriza el vello de los brazos.

El genio de las serpientes

Un hombre tiene como profesión matar las serpientes que atacan a los agricultores y a sus cultivos. Una historia de amor con un final trágico y sobrenatural. Una vez más esa ingenuidad ante la inexplicable resolución de una situación.

El pozo del manantial

Una enfermedad tiene postradas a dos mujeres en una casa. Un pozo puede ser el causante del mismo. Una historia de fantasmas, o de casas encantadas.

Yohen: la cerámica deformada

Una historia de violencia y asesinato embrujará a una casa y a su familia. Una casa que se dedica a cocer cerámica donde todas las obras salen deformadas o de mala calidad.

Los cangrejos

La primera que inmiscuye a un samurái, o en este caso, un ronin. La historia gira en torno a un señor que celebra una comida y a toda costa quiere comer cangrejos.

La mujer de una sola pierna

Un relato extraño, donde un hombre sentirá atracción hacia una mujer a la que le falta una pierna. Una mujer que parece ser inocente pero que apasionará al protagonista del relato a cambio de algo.

El papel amarillo

Otro extraño relato que nos recuerda la gran diferencia de culturas entre la occidental y la nipona. Una mujer desea enfermar y las consecuencias de lo mismo.



La tumba de la flauta

Otro de los relatos que más me han gustado. Una historia triste e increíblemente bonita. Una historia de una maldición y que a diferencia de muchas de las anteriores, esconde una finalidad moral en su resolución.

El estanque del Ryume

Otro relato de lugares encantados donde está muy presente la idea de la fotografía y la imagen. Uno de los más sorprendentes. Con este relato se cierra la obra.

En la introducción a la gran mayoría de relatos se contextualiza el cuento. Es decir, el narrador nos dice cuando sucedió, y cronológicamente hay algunos que están muy alejados de los otros. Pero si no hubiera esta introducción apenas notaríamos la diferencia pues el sentimiento místico y cultural está fuertemente arraigado en Japón.

Historias de campesinos, señores, espíritus, poltergeists, objetos malditos o casas embrujadas suelen suceder en un ambiente rural, con la presencia de bosques o montañas siempre con un esquema similar, el narrador es testigo. Nos presentan una información para que especulemos y hacia el final del relato se resuelve el misterio, o no. Hay muchos relatos que terminan sin un final exacto, sin resolución, algo así como: “Esto fue lo que sucedió y no hay más”.


Una obra muy recomendable, rápida de leer y muy entretenida que sin duda se ha convertido para mí en otra lectura obligada de la literatura nipona. Además, el autor ha escrito otras novelas de detectives samuráis que pintan genial. Cabe destacar la introducción que hace la edición de Quaterni sobre el autor en las primeras páginas, donde en unas pocas páginas nos hablan de la influencia del autor en la literatura nipona y algunas de sus obras y estilos más destacados, así como la novela detectivesca o la histórica.

Esta antología de cuentos costumbristas sobre hechos inexplicables nos deja abierta la puerta a un mundo sumamente supersticioso, una cultura que pese a su gran modernidad y avanzada tecnología, conserva sus costumbres y creencias.  Y quiero agradecer a Quaterni la confianza con el ejemplar de promoción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada