domingo, 21 de julio de 2013

Cenital – Emilio Bueso [Reseña]



Nota previa a la reseña: Cuando este libro cayó en mis manos yo no conocía nada del autor, ni conocía nada de sus premios ni de su polémica, de los cuales me voy a abstener de comentar y solo quería hacer este pequeño inciso. Mi opinión es mía y me la f****… leo cuando quiero. Os enlazo un par de reseñas interesantes en Leemáslibros y en La biblioteca de Ilium

Cenital es una novela extraña, diferente, que me ha causado sensaciones contradictorias durante todo el trayecto que duran sus páginas. El principio me causó discordia, los primeros capítulos de introducción me engancharon pero eran insulsos y lo primero que leo, como estudiante y universitario es esto:

“De tanto darle la vara le dieron una beca” No entiendo muy bien esta afirmación. ¿Le dieron la vara y luego le dieron una beca?¿Él dio la vara y le dieron una beca por eso? Porque a mí este año no me la dan ni que me inmole en medio del patio de mi campus, no cumplo los requisitos y me jodo. Pero el autor nos aclara que no es una beca normal, es una beca para trabajar en el gobierno de espionaje (joder con Españistán). Hasta aquí es poco creíble, pero como buen lector que soy, seguí adelante.

La novela se intercala en cuatro planos, el presente, el pasado, el blog de Destral y citas de artículos, letras de canciones o citas de libros. Lo más interesante es el presente, donde una eco-aldea malvive dentro de sus posibilidades cual comuna hippie donde los problemas como los preservativos o el grano y su cosecha están a la orden del día, además la aldea es atacada repetidas veces. Esto nos lo cuentan a partir de flashbacks, mientras se explica una breve historia de cada uno de los personajes más importantes de la aldea, se nos dan detalles sobre la formación de la misma. Es un recurso muy arriesgado pues la trama central queda totalmente paralizada pero a mí me gustó.

Emilio Bueso y su Cenital, editado por Salto de Página.

Lo que no he disfrutado apenas son las citas, menos un par o tres que tengo guardadas. Bueso nos maquilla la obra intercalando entre capítulos, fragmentos de artículos o citas que dan credibilidad a su historia. Bien, yo la mayoría ni los leí (la lectura fue posterior, para escribir la reseña) pues si el ritmo se veía interrumpido con los flashbacks, con los carteles publicitarios del apocalipsis moría del todo. Os pondré algún ejemplo breve:

“Tremendo contraste entre el crepitar del fuego y la paz de su ceniza” José Luis Coll

“Cuando veo a un adulto en bicicleta no pierdo las esperanzas por el futuro de la raza humana” H.G. Wells

Además de otras de Mad Max, Ali G, Siniestro Total, etc. Son poéticas, son esclarecedoras, pero creo que con una o dos a principio de novela me sobraba. Son un total de 22 citas, (las he contado) 22 páginas de 278 que personalmente me sobran.

El blog de Destral son capítulos en cursiva que he disfrutado mucho. El protagonista es una especie de visionario loco medio hippie como los que nos encontraríamos por la calle, o por cualquier rincón de internet, que predica el apocalipsis, el final de la era energética y la vuelta a la caverna. El ritmo narrativo de estos capítulos es excelente y el lenguaje usado me hacía sonreir a la vez que mirar a mi alrededor pensando ¿Y si…? Estos capítulos son 100% creíbles sin la necesidad de citas que no aportan nada al ritmo. Nos facilita información que parece o es real, que parece o está contrastada y que sin duda nos hará enchufar a Iker Jimenez en Cuarto Milenio el próximo domingo. Además Destral usa este blog como medio de reclutamiento. A primera instancia puede parecer una estúpida forma de llenar tu poblado hippie de neohippies pijos que no saben plantar un huerto. Según avanzamos en la novela veremos lo selectivo que es Destral, llegando a aniquilar a aquellos que se acercan sin su permiso al poblado.

Destral. Destral es un hijo de puta de los buenos, un cabrón despiadado cuya única intención es sobrevivir, él y su eco-aldea. Su evolución es notable, hasta el final, donde nos sorprende con un giro de guión que quizá se podría considerar un poco Deus Ex. El capítulo del pasado de Destral se nos cuenta al final, es el último personaje del que nos habla Emilio Bueso, creo que aquí ha querido jugar con el complicado recurso del “detalle oculto”, escondiendo cierta información para dar un giro de guión que se nos caerán los huevos al suelo.

Me ha costado contextualizar la novela, no sabía si pasaba cerca del mar, en medio de la península o cerca de un río hasta quizá la mitad de la novela. Mi imaginación no podía salir de las murallas de la aldea, poco podía imaginarme más allá. Creo que es un recurso buscado, pues sus habitantes tampoco se atreven a salir del lugar debido a la cantidad de violencia gestada en el exterior. Emilio Bueso nos deja claro y con bastantes datos que la crisis energética ha creado nuevas fronteras pues el transporte no es viable y las energías renovables están demasiado verdes, algo totalmente creíbles, por lo que una España pobre se empobrece todavía más y queda aislada. En ningún momento deja la puerta cerrada a que pueda existir algún lugar que no haya vuelto al canibalismo, pues los únicos datos del exterior que tenemos son los que nos facilita con los flashbacks de los habitantes de la aldea de Cenital.
Mi ejemplar de Cenital con sus postits y sus notas y sus cosas.

Otro detalle positivo es la prosa de Bueso. Actualmente estoy leyendo Diástole y he podido constatar que es su estilo. El autor sabe jugar con la sorpresa y sabe impactar al final de cada capítulo. Los ases en la manga son su especialidad, otro movimiento complicado.

Cenital, en definitiva, es para mí una novela de zombies, sin zombies. En mi opinión, así como en su época el vampiro era la figura de la hambruna y la peste, los zombies son la crisis y el consumismo del siglo XXI, devorándolo todo. En Cenital los zombis se han bebido el petróleo pero no aparecen en escena, pues son algo intangible, son la crisis, son la distopía, son el apocalipsis humano. La metáfora es clara, si seguimos con este ritmo, ningún virus vendrá por nosotros, ninguna catástrofe asolará la tierra creando radiaciones insostenibles.

Con Cenital queda clara una cosa: los humanos no sabemos valernos por nosotros mismos, y basta un corte de luz para comprobarlo.
“Buena suerte.La vais a necesitar”.

2 comentarios:

  1. Me ha interesado que tres blogs que conozco, que considero fiables, hayan reseñado a la vez esta novela.

    A priori las tres reseñas me parecen válidas. Es decir, son honestas (por descontado) y creo que están bien planteadas. Uno no deja de sorprenderse de los diferentes puntos de vista que puede adoptar la reseña de un mismo libro (algo de esto estoy aprendiendo).

    No es que no quiera “mojarme” y decantarme por alguna (en este caso me limitaría a no comentar). Supongo lo vería más claro si hubiese leído el libro, cosa que no tengo prevista por el momento. También podría entrar en matices sobre si una me parece más “profesional” que otra, o bien discutir algunos enfoques concretos pero atengo a lo dicho: considero que las tres son correctas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte girotix.

      La verdad es que con argumentos toda opinión es válida. Si no te animas con Cenital puedes leer Diástole, que considero mucho mejor que Cenital.

      Eliminar