domingo, 16 de junio de 2013

Neal Stephenson, VV.AA. - Mongoliad [Primer libro] [Reseña]


Si en la reseña anterior con la reseña de Entre Extraños, preguntaba cuánto de un autor hay en su obra, en esta va a ser un poco difícil, siete autores han participado para escribir esta novela, pero hablar de esta obra como “una” “novela” es quedarse corto. Como comenta Koreander en su reseña (una muy buena reseña), Mongoliad es un proyecto multidisciplinario y multiplataforma que surgió en 2010. Mongoliad se compone de tres libros que suman la trama principal, además de relatos largos o novelas cortas (las cuales están gratuitas en amazon, por lo menos yo las conseguí así la mayoría) que expanden la historia, algunos personajes, situaciones o lugares.

Mongoliad está escrita por Neal Stephenson, por Greg Bear, Mark Teppo, Cooper Moo, Ed DeBirmingham, Erik Bear y Joseph Brassey, los cuales tejen un interesante experimento. Mientras investigaba sobre la novela, antes de leerla, creía que lo que iba a leer era una antología de relatos extensos sobre el mundo creado por los autores. La verdad es que la novela apenas parece cambiar de estilo o de manos, y su prosa y ritmo están sumamente cuidados. Hay que tener en cuenta que esta primera entrega no tiene final, de hecho termina abruptamente dejándote en medio de la acción y sin ninguna respuesta, pero como yo estoy acostumbrado a los palos no me importó mucho el final, pues el viaje, reconozco, es apasionante.

Un detalle importante es que en ningún lugar dice que autor ha escrito que parte, la simbiosis por lo tanto, es total e indivisible. Podemos intentar averiguar que granito de arena ha puesto cada uno, pero es una tarea fútil, pues el disfrute de la novela es mayor cuando pensamos en siete cerebros trabajando a la par.

Eleazar (mikgrell.com)
Personalmente no he leído anteriormente nada más de Neal Stephenson, cuyo nombre firma principalmente la novela ya que el proyecto surgió de él, su trayectoria se define por la ciencia ficción y me sorprendió el cambio con esta novela, por lo visto le apasiona la esgrima y decidió montar el proyecto de Mongoliad en el que iban a crear videojuegos, juegos de cartas, de mesa… (www.mongoliad.com).

¿Qué puede interesar a un lector de esta novela? O mejor dicho ¿Qué puede encontrar un lector de especial y engancharse en esta novela? No hace falta darle muchas vueltas al asunto, solo la curiosidad por ver como este proyecto se ha formado y su resolución, es motivo de sobra, pero la trama y el argumento son realmente atractivos. Nos situamos en una Europa medieval, en el año 1241, donde las hordas mongolas están arrasando el este de Europa. ¿Y dónde está la fantasía? La verdad es que “magia” hay poca, pero la historia es completamente inventada, mientras que los Mongoles se retiraron parcialmente a la muerte de Genghis Khan, en la novela sus hijos continúan su expansión, por lo que aquí empieza la ficción. Tenemos dos focos de atención principales: en uno vemos a un grupo de caballeros y guerreros de lo más dispares, provenientes de diferentes puntos de Europa, que se agrupan bajo un estandarte llamado el Ordo Militum Vindicis Intactae  o Hermandad del Escudo, con bases filosóficas en el cristianismo. Tenemos también el foco de atención en Karakórum, ciudad donde vive uno de los hijos de Genghis Khan: Ogodei, al cual iremos visitando en diferentes capítulos alternados con un guerrero mongol llamado Gansuj que vive allí, como emisario de un hermano de Ogodei. Más tarde hay una tercera historia que se divide de la primera, pues un reducido grupo de caballeros va a visitar al hermano de Ogodei, un khan bastante belicoso, para intentar detener su avance retándose en duelos en un coliseo improvisado donde tendrán lugar combates singulares entre mongoles y europeos.

A grandes trazos esta es la trama preparada para el lector, pero hay muchas más cosas que podemos desvelar sin reventar la trama. He de decir que no es nada complicado seguir la trama, es de lectura fácil y se sigue perfectamente pese a los saltos de escena, quizá encontraréis difícil pronunciar algún nombre polaco, por el resto todo es un viaje deslizante que os enganchará.

Gansju (mikgrell.com)
Si en algo destaca esta novela es en los combates. Si disfrutas de la acción, esta novela la contiene en grandes dosis, bien espaciadas, pero espectacularmente bien detalladas. Son combates en que se nos describe todos los detalles con una minuciosidad pasmosa. Pasamos de estar en una llanura, a empezar a focalizar en el combate, hasta que nuestro campo de visión capta en primer plano el combate que está sucediendo, los gruñidos de los combatientes, incluso puedes sentir el olor del sudor, del acero y de la tierra y el polvo. Los combates son realistas, muy documentados y entrenados, cada personaje tiene un estilo de lucha que proviene de su tierra, de hecho veremos a un japonés luchar con una naginata contra un caballero europeo y su mandoble (combate que dura dos capítulos y medio y es interesantísimo).



Otro detalle importante que puede captar lectores ajenos a la fantasía, es como ya hemos comentado, la brutal escenificación, pocas veces en una novela me he tenido que esforzar tan poco para imaginarme un lugar. Estepas, bosques europeos, llanuras, ríos, nieve… todo contextualizado con una naturalidad impresionante, de hecho en alguna escena llegué a sentir calor (o frío).

Un punto flojo quizá son los personajes, solo los protagonistas gozan de esa profundidad que hace a un personaje tan carismático, algunos simplemente tienen pequeñas anécdotas y otros apenas dicen un par de frases, cuando viajamos con ellos durante muchas páginas. Aun así debo comentar un detalle muy importante en el que me he fijado. Como curioso de las culturas asiáticas y de sus religiones, me he dado cuenta de la diferencia de narrar entre los capítulos de personajes europeos y los mongoles. En los europeos se ve una mentalidad cristiana, religiosa y devocional, a la que estamos acostumbrados, en los capítulos mongoles, cuando Gansuj habla con su instructor, vemos retazos del confucionismo o incluso del zen. Detalles pequeños pero que me hicieron darle unas palmaditas al libro por su brillante trabajo de caracterización y documentación.

Me he alargado mucho y quedan dos novelas todavía por comentar, por lo que nos vemos en la segunda parte de Mongoliad (espero que pronto). Pero antes de acabar no quiero dejar de mencionar la belleza la portada de Alejandro Colucci, a quien idolatro por sus grandes ilustraciones.

No dejéis pasar esta gran novela, una historia brillante narrada con agilidad que gustará a todo tipo de lectores, tanto del género fantástico como de no-ficción.


Otras reseñas interesantes: 

2 comentarios:

  1. Si está en el sello es porque es una ucronía (el tema de la conquista de los mongoles y demás). Novela de aventuras, con tramas de algunas intrigas y cosicas varias, y si acaso, me ha dejado algo "cortado" en su parte final. Bien es cierto que es una trilogía (creo), pero el final es demasiado To Be Continued .... ¿Y cuando "continued"?

    Y sí, los combates, sobre todo el de Haakon con el campeón mongol, son explícitos en cuanto a detalles técnicos (peroooooo, con esas armaduras, ¿habrían aguantado tanto tiempo peleando?).

    Todas formas, seguiré leyendo, soy un lector asiduo de novela histórica (como indica mi nick, me tiran los templarios), y quiero ver el desenlace de esta aventura.

    Fer

    ResponderEliminar
  2. A mí me pareció de muy mala leche cortar la historia en el lugar que lo hacen, a esperar a las traducciones. En inglés están todos además de historias cortas y paralelas a la trama central

    ResponderEliminar