sábado, 27 de abril de 2013

Liu Cixin - The Wandering Earth [Reseña]


The Wandering Earth es el primer libro que reseño después de leerlo en inglés. Liu Cixin su autor, un prometedor escritor chino, que hace relativamente poco ha sido traducido al inglés. Llegué a esta novela por casualidad, recomendado por Odo, del blog  Senseofwonder, que os recomiendo visitar encarecidamente. Su pasión puesta en este autor, a quien denomina como uno de sus preferidos me hizo probar, y es que The Wandering Earth tiene solo 47 páginas.

En estas pocas páginas he encontrado más originalidad, más sucesos y más ideas que en muchas novelas de cientos de páginas de muchos otros autores. Cixin es como un comprimido y concentrado cóctel de buena literatura de ciencia ficción, buenas ideas, originalidad y una calidad gráfica para describir imágenes que me ha dejado impresionante.
En estas pocas páginas Cixin nos presenta al protagonista, un niño que narra en primera persona como vive la Era del Frenado (Reining Age) y es que los astrofísicos han predicho que en 400 años el sol lanzará una explosión de helio que pulverizará los planetas del sistema solar, y lo que quede de ellos será engullido por el sol. El Gobierno de la Unidad ha decidido crear unos sistemas de propulsión para sacar al planeta tierra de la órbita del sol y del sistema solar en general hacia otra estrella: Proxima Centauri.

 Como veis, solo con estos datos ya deberíais lanzaros como bestias a leer la novela, y es que esto que acabo de explicar se explica solo en la primera y segunda página, imaginaos lo que queda en las otras 45.

Me gustaría citar algunos pedazos de la novela (traducidos por mi) para que os hagáis una idea de cómo describe Liu Cixin.

                          “I’ve never seen the night, nor seen a star; I’ve seen neither spring, nor fall, nor winter. I was born at the end of the Reining Age, just as the Earth’s rotation was coming to a final halt.”

                          (Nunca he visto la noche, ni las estrellas; tampoco he visto la primavera, el otoño o el invierno. Nací al final de la Era del Frenado, justo cuando la rotación de la Tierra llegaba a su parada final.)

La novela se divide en cuatro capítulos que nos explican los cuatro momentos clave que vive la Tierra durante este viaje al que nos introduce Cixin.  La novela no decae en ningún momento, quizá por su gran defecto, sus solo 47 páginas, y es que el estilo es impecable. Además podemos notar esa forma de explicar con maravilla que tienen muchos escritores asiáticos, su yo colectivo, su yo por el todo, muy diferente del individualismo al que estamos acostumbrados en occidente.

                      “The light of the Earth Engines had disappeared together with my fellow racers. By this time I had come upon Earth's darkest corner. Here all things stretched into infinity; above, the starlit sky, and below, the frozen ocean. It almost seemed as if they reached the ends of the universe; or perhaps I had reached the ends of the universe itself.”
                      
                      (La luz de los Motores de la Tierra desapareció junto a mis compañeros de carrera. En este punto había alcanzado la esquina más oscura de la Tierra. Aquí todas las cosas se extendían hacia el infinito, por encima, el cielo estrellado, por debajo, el océano congelado. Casi parecía que alcanzaran los límites del universo, o quizá yo había llegado a los confines del mismo universo.)

No pretendía subir más reseñas hasta un par de días, pero ha sido acabar esta novela y necesitar compartir la sensación que me ha dejado con vosotros. Tengo otra novela de Cixin, The Longest Fall, a la que no tardaré en echarle el guante y publicar por aquí, hasta entonces, Happy Reading!

4 comentarios:

  1. Estupenda reseña :)

    Me alegro mucho de que te haya gustado tanto. Liu Cixin es sentido de la maravilla en estado puro y, desde luego, tiene un don para crear las imágenes más impactantes.

    The Longest Fall te va a encantar,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con unas ganas tremendas de leer más de Cixin. Gracias por leer la reseña y comentar Odo, como bien dices, es puro sense of wonder. Es imposible quedarse con un solo momento, una novela que da mucho que hablar y recordar.

      Eliminar
  2. Coincido totalmente con tu reseña. También fue lo primero que leí de Cixin y también lo descubrí gracias a la recomendación de Odo, y me dejó maravillada y con ganas de mucho más. Y por ahora no me ha decepcionado. Así que prepárate porque todavía te queda mucho con lo que seguro que vas a disfrutar tanto o más que con esta novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola marcheto! Gracias por pasarte por el blog. La verdad es que se me esta haciendo difícil no ponerme con otra novela de Cixin YA, pero la operación Celsius me reclama y tengo una pila que disminuir. Tengo como objetivo reseñar todos los de Cixin, por lo que espero que te pases más amenudo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar