sábado, 5 de enero de 2013

Entrevista a Alberto Morán Roa


Hoy os traigo una entrevista al autor de El Rey Trasgo, Alberto Morán Roa. Por desgracia no pudimos hacerla en persona, ya que vivimos a 600km el uno del otro, pero esa cerveza caerá Alberto, hay mucho que argumentar sobre la riqueza de tu novela. También señalar que esta es la primera entrevista que se publica en este blog, y espero que no la última. Sin más preámbulos os dejo las preguntas y las respuestas.


Fotografía realizada por Laura Muñoz.

Hola Alberto y muchas gracias por concederme tu tiempo, un bien muy preciado por algunos. Me gustaría ir al grano con las preguntas, pues tengo algunas, y creo que son de respuesta larga. 

Empezaremos con preguntas sobre tu obra:

1- ¿Qué sentiste al ver que aceptaban tu novela y te daban el aprobado? ¿Qué fue lo primero que hiciste al conocer la noticia?

Alberto: Cuando recibí la confirmación de AJEC grité de alegría. Tal cual. Hay testigos. Recibir el visto bueno de una editorial que ha publicado a autores tan potentes como Jesús Cañadas o Sergio Mars con una primera novela es una noticia excepcional y una inyección de moral. Cuando recibí la confirmación de que la novela recaería en Kelonia, después de que AJEC anunciase que no iba a publicar más libros en formato físico, reaccioné con alegría pero también con mucha serenidad y prudencia, consciente de que el reto de verdad no es que el libro se ponga a la venta, sino dejar satisfecho al lector.

2- Háblame un poco de ti. ¿Quién es Alberto Morán? ¿Por qué escribir? ¿Quién te ha apoyado en esto? ¿Cuándo decidiste “tengo que escribir”?

A: Imagina que recorres una senda junto al resto del mundo. Casi sin darte cuenta, reparas en uno de los caminantes: va distraído; tanto que tropieza de vez en cuando y se levanta entre carcajadas, magullado pero contento. Mira los alrededores con sonrisa de niño mientras toma notas en un cuaderno, entrecierra los ojos con una música que solo pausa para escuchar a quienes le rodean. Ahí lo tienes: es Alberto Morán Roa. Acércate a saludarle, está deseando conocerte.

Escribo porque disfruto de ello y en el momento que deje de hacerlo, dejaré de escribir. No es una necesidad, no es un compromiso, no es una vía de escape o un desahogo: es una actividad que me motiva y entusiasma. He recibido el apoyo incondicional de personas a las que no puedo agradecer lo bastante su ayuda: amigos, familia colaboradores, agentes... Me decidí a escribir cuando un trasgo se instaló en un rincón de mi cabeza, tejió un tapiz con las ideas que allí rondaban y me susurró: "vas a escribir mi historia".

3- ¿Escuchas música mientras escribes? ¿Te condiciona, o te da rienda suelta a la imaginación?

A: Sí, continuamente. A veces la utilizo como combustible para ciertos sentimientos, para empaparme de la intensidad que una escena requiere, para estar en calma y ordenar ideas mientras escrito. En mis altavoces casi siempre hay música ambiental y atmosférica de diversos géneros. Es una aliada fundamental.

4- ¿El Rey Trasgo es la voz de la conciencia? ¿El espectador omnipresente que visualiza la autodestrucción de la humanidad, algún tipo de metáfora?

A: Aunque puede sonar como tal, no es la voz de la conciencia porque no se rige por un código moral, sino por una visión absoluta del mundo. Su odio hacia la humanidad no se basa en que estemos haciendo algo mal, nuestro pecado es, simplemente... estar. Existir. Además de un espectador es un instigador discreto, una criatura clarividente y delirante que empuja la primera ficha de dominó de un conflicto que va a transformar el mundo.

5- ¿En que te has inspirado para cada nación, tanto histórica como artísticamente?

A:Esidia bebe del Sacro Imperio Germánico y los pequeños reinos centroeuropeos del bajo Medievo y el renacimiento. Thorar tiene influencias germánicas entroncadas en la vieja marcialidad griega, con pinceladas paganas de distintas culturas. Ara tiene aires de la Venecia bizantina, un lugar donde florece el comercio y la pluma es más poderosa que la espada. Las influencias estéticas están sacadas desde el alto Medievo para las naciones más atrasadas hasta el renacimiento. Invito a los lectores a visitar la sección Las Tierras del Trasgo del blog de la novela, donde mes a mes el ilustrador Óscar Pérez y yo llevaremos al visitante a través de las naciones que componen el continente de El Rey Trasgo.

6- ¿Qué escena te costó más escribir? ¿Cuál es tu favorita? (¡mójate!)

A:El comienzo de la novela fue durísimo: quería relatar muchos acontecimientos clave y qué había sucedido hasta entonces para poder pasar a la historia que sucede a partir de entonces. No fue fácil. Tengo muchas escenas favoritas, para ser sincero... La primera aparición del trasgo, con su soliloquio. Larj de Ithra avanzando a través del bosque de picas para enfrentarse en combate singular. Lucio a punto de aceptar ese destino que la locura ha tejido para él. Hasta momentos muy pequeños, como el modo en el que contempla Kaelan las filas de libros que se extienden ante él. El Rey Trasgo será un libro mejor o peor... pero está escrito con un cariño inabarcable.

7- ¿Por qué un diario? ¿Por qué en una cueva, y no en un bosque?

A:Necesitaba echar mano de un recurso que me permitiese narrar una aventura -o una desventura, más bien-, indagar en profundidad en la mentalidad del personaje y, al mismo tiempo, dejar mucho sitio para la incógnita y el miedo. La elección de la cueva está ligada al concepto que tengo de los trasgos como criaturas de montaña y a que se me antoja un lugar más angosto, oscuro y desolador que un bosque. No obstante, si alguien se quedó con ganas de bosque del que es imposible salir, no debería perder de vista la segunda parte de la novela, porque quedará plenamente satisfecho.

8-¿Por qué dices que el Rey Trasgo está loco? ¿No crees que precisamente podría ser que él, fuese el único cuerdo dentro de este mundo violento en el que vivimos?

A:Ojalá fuese cuerdo, eso haría que escribirlo fuese mucho más fácil. El muy cabroncete... Su punto de vista va más allá de lo radical y su instrumento no es otro que la muerte. Parte de esa vieja premisa de que para hacer una tortilla hay que romper los huevos; el problema viene cuando caes en la cuenta de que ese "huevo" que quiere romper es el mundo entero, o lo que él cree que es el mundo entero. Su paz es la paz de los cementerios. Y sin embargo, para él se antoja tan hermosa...

9- ¿Hay un reflejo de la sociedad actual, en imperios como Kara, o posteriormente en Ara?

A:Hay algunas pinceladas en lo referente al uso del poder, fundamentalmente. Kara bebe sobre todo del imperio romano, con sus claros y sus muchos oscuros. No podría ahondar en los entresijos de Ara sin caer en el spoiler, pero baste decir que sus motivaciones son tan viejas como el hombre.

10 - Montaña, trasgos correteando por las paredes de la montaña ¿Debemos imaginarnos algo parecido a las Minas de Moria? ¿Te ha inspirado notablemente Tolkien?

A:Mis trasgos son algo más primitivos, más similares a los trasgos que aparecen en El Hobbit -aunque me decepcionó el rey trasgo del filme- o a los monstruos que recorren las cavernas en la película The Descent. Disfruto con Tolkien y me fascina su inventiva, además de su extraordinario dominio del lenguaje, pero no es una influencia central en mi trabajo. Sí fue, no obstante, uno de los autores que contribuyó a que diese el salto de la mitología tradicional al género literario de la fantasía.

11- ¿Qué sentimientos e ideas quieres despertar en tus lectores?

A:Todos los posibles. Quiero que amen y odien a los personajes, que quieran saber más de ellos o no volver a verlos en la vida. Quiero que sientan esperanza para poder aplastarla y luego devolvérsela cuando todo parece perdido. Quiero que piensen sobre héroes, monstruos, el uso del poder y el papel de la guerra en la historia. Quiero que se interesen por la esgrima antigua, que se emocionen, que se enganchen a la novela, que quieran más. Quiero muchas, muchísimas cosas. Pero sobre todo, quiero que disfruten y pasen un rato entretenido.

12- ¿Qué significa la Ciudadela?

A:Es el elemento a través del cual analizo algunas de las grandes motivaciones y elementos definitorios del ser humano: su curiosidad insaciable, su deseo de paz, su ansia de venganza, sus luchas de poder. Es algo más que una ubicación espectacular: con un vistazo a la Ciudadela entendemos cuál es el papel del hombre en la novela y si indagamos un poco más, aprendemos sobre los personajes que la habitan.

13- En tu novela no hay Bien y Mal, hay objetivos personales. ¿Crees entonces en la idea de romper con el esquema de Tolkien y seguir la nueva ola que han abierto autores como Brandon Sanderson, Joe Abercrombie, Martin o Mieville?

A:Creo que cada corriente literaria refleja un periodo y la medida en la que este moldea a sus autores. Tolkien se vio muy influido por las guerras mundiales, acontecimientos atroces con bandos muy diferenciados, mientras que a los escritores modernos les ha tocado vivir un mundo más insidioso, donde los tonos de gris quizá son más visibles y las miserias afloran con mayor rapidez gracias a las mejoras en la tecnología y la comunicación. Si a eso añadimos el siempre presente deseo de innovar, de ir más allá, de ofrecer algo fresco, es natural que la corriente contemporánea se distancie de ese mundo en blanco y negro que dibujó Tolkien y que luego se imitó con tan poco estilo en varios productos.

En mi caso, me vi muy influido por la historia de la antigüedad y el Medievo. Es difícil encontrar "buenos" o "malos" y cuando das con ellos, descubres que son gente de lo más aburrido. Los personajes complejos, por atroces que fuesen sus actos, son mucho más interesantes si indagas en sus motivaciones hasta sacar a relucir las razones que los llevaron a comportarse de ese modo. No hablo de ambigüedades morales, sino de escarbar en la historia de las naciones y los hombres hasta descubrir los porqués.

Ahora hablanos un poco sobre ti:
14- ¿Cuánto hay de ti en tus personajes?

A:Mientras escribía no reparé en ello, pero cuando lo leí una vez terminado reparé en que había rasgos propios en mis personajes. Hay fragmentos en Kaelan, Larj de Ithra, Rhumas, Lucio, incluso en Aunas Xefon. Son inconscientes, pero se cuelan entre tecleos para dar forma a los personajes.

15- ¿En qué idioma te gustaría que se tradujera tu obra?

A:Me gustaría traducirla al inglés en 2013 como muy tarde. Más adelante, creo que sonaría francamente bien en cualquier lengua nórdica, eslava o germánica.

16- Nombra tres autores y tres novelas (que no sean de autores que nombres) que te hayan marcado notablemente.

A:Grant Morrison, Michael Moorcock, Homero. Me han marcado muchos libros, pero te voy a dar tres que no son de fantasía, para variar: La familia de Pascual Duarte, que me impactó siendo muy joven; La conjura de los necios, que me enseñó a utilizar el ingenio de otro modo; It, que me enseñó el terror y de la que aprendí mucho en lo narrativo, en el uso de los tiempos.

17- ¿Alguna manía a la hora de escribir? ¿Algún espacio o situación en concreto?

A:Bloquear las páginas que me puedan distraer de Internet. Poner música. Tener una bebida a mano y tiempo por delante. Por lo demás, con estar cómodamente sentado ante el ordenador tengo suficiente.

18- ¿Crees en las musas y la inspiración divina, o crees en el trabajo duro?

A:Creo que las musas te tienen que encontrar trabajando. Los arranques de creatividad existen, pero es imprescindible ser constante y dedicado, para integrarlos en ese largo proceso que es escribir. Transpiración sobre inspiración.

19- ¿Ha influido mucho tu tarea como traductor, a la hora de escribir El Rey Trasgo? ¿De qué manera?

A:A la hora de enseñarme a ser disciplinado, constante; a ser económico con el lenguaje a la vez que mantienes -o lo intentas- el grado de detalle y la riqueza de vocabulario; a ser meticuloso a la hora de revisar lo escrito en busca de erratas; a tener la mente muy abierta y aceptar las críticas con afán constructivo. Y sobre todo, a encontrar perfectamente normal el estar delante del ordenador a las tres de la mañana, con una taza de café y la música puesta.

Después de esta batería de preguntas me despido, espero que pronto este sumergido otra vez entre las páginas de la segunda parte de tu saga, y poder tener otra charla y otra entrevista sobre nuevos horizontes. Un abrazo.

4 comentarios:

  1. Muy buena entrevista, compañero Alexander.
    Me da la sensación de que la historia te planetó las mismas dudas que a mí. ¡Qúe ganas de que salga la continuación de 'El resy trasgo'!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Koreander.
      La verdad es que es una novela muy rica y puede dar pie a muchísimas conclusiones, y estoy seguro de que la segunda parte nos va a dejar patidifusos.

      Eliminar
  2. Buena entrevista hace que los que no la hemos leído, nos entren ganas de leerla aún más...
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que así sea, es una muy buena novela, sin duda muy interesantes y sobretodo, escrita con un esmero hermoso.

      Gracias por pasarte Alai. Un abrazo.

      Eliminar