lunes, 16 de enero de 2017

Apocalipsis suave, de Will McIntosh


Vaya por delante, no sé si como advertencia, o como una disculpa, que no soy un lector demasiado aficionado a la corriente postapocalíptica, y que las distopias suelen resultarme clónicas y algo pesadas de digerir. No las disfruto tanto como otras. Por lo que este factor jugaba en contra de Apocalipsis suave, de Will McIntosh (Gigamesh, 2016). Pero cuando te encuentras con una novela que destaca, ignorando por completo el estilo, género, o corriente, pues oye, uno tiene que decirlo y plasmarlo. Will McIntosh es un autor al que seguía desde hace tiempo por varias novelas concretas: Defenders, y Loves Minus Eighty, por lo que Apocalipsis suave fue una gran noticia para mí como aficionado. 

Apocalipsis suave se sitúa en el año 2023, donde la sociedad está saturada y la tasa de paro es altísima. El sociólogo Jasper malvive en Metter, una ciudad de Georgia, junto a su tribu, compuesta de varios parias sociales más como él. Como buena novela postapocalíptica (o apocalíptica), la sociedad se está derrumbando, y la policia trata de echar del centro a todos estos deshechos sociales para que hagan sus guettos a las afueras, un poco al estilo Ballard. A partir de aquí, el texto da algunos saltos temporales que nos darán a conocer la situación de nuestro protagonista en el futuro, donde directamente está tratando de sobrevivir, ya nada de malvivir, pues todo se cae a pedazos. Jasper se va rodeando de un elenco de personajes pintorescos como Ange, Sophia o Dreirde (un personaje excelente).

Es curioso el planteamiento (y supongo que de ahí el título) que McIntosh ofrece con la novela. Los personajes, y la sociedad, niegan su decadencia, aceptan su situación, y la normalizan. Un poco como el cuento del sapo y la olla hirviendo. No hay cataclismos, no hay situaciones que marquen un antes y un después. El fin llega lento, despacio, aclimatándonos a sus condiciones. Con suavidad. McIntosh tampoco se pone límites, y hace algo que suelo apreciar mucho en este tipo de obras divulgativas: lleva su idea hasta el final, la desarrolla en muchos aspectos y ahonda en ella para investigar sobre las preguntas propuestas al principio de la obra. ¿Hay límites para una civilización? ¿Cuáles son? ¿En qué lugar está el punto de ruptura? ¿Cuándo decimos basta? Por otro lado, la novela, en primera persona, nos limita el conocimiento mundial de los eventos, por lo que todo queda con un tono mucho más intimista y personal.

Como comentaba, Apocalipsis suave presenta un fin casi irremediable, y no por el motivo del mismo, sino por el modo en que sucede. Es como si los personajes se fueran deslizando hacia ese fin, pensando que "bueno, no es para tanto", pero a medida que bajan, se acostumbran a su actual estado, y así consecutivamente. Es realmente desolador el sentimiento que provoca esta novela, que contiene tantísimas similitudes a nuestra actual civilización, con, pongamos un ejemplo, el polémico calentamiento global, o la deforestación, por citar ejemplos enormes, o las crisis o burbujas económicas, por citar otro caso más familiar. Y lo que hace de esta novela sea todavía más aterradora es que McIntosh nos planta cara a cara con la desolación. Nos pone ante el vacío, y nos obliga a mirar en la negrura.

jueves, 12 de enero de 2017

Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez


Que la literatura fantástica se publique en sellos de literatura generalista es una buenísima noticia, y desde mi punto de vista, la mejor opción para quitar los estigmas del género. Si encima estas publicaciones son autoras como Mariana Enríquez, la punta de lanza del fantástico es tremendamente sólida. Mariana Enríquez es una autora de terror, como ella misma nos contó en la entrevista que le realizamos en el Neo Nostromo. Marian Enríquez es una autora que no se corta en mostrar tramas repletas de escenas morbosas, cotidianas, donde la oscuridad acecha en las esquinas, casas caníbales, o extraños ritos incomprensibles. Pero Mariana Enríquez se adentra en estas sendas para ahondar en temas como la culpa, la maternidad, las relaciones entre las diferentes clases sociales, el machismo y el patriarcado, o la propia historia de su país, Argentina, la cual es tratada con tremenda crítica.

Me costó trabajo entrar en la lectura, y mi percepción fluctuaba sobremanera. Ahora sí, este relato no, esto me ha dado mucho mal rollo. Hasta que por fin: boom, estoy dentro de un universo terrorífico, con un lenguaje propio y personal (cada vez me gusta más leer a autoras y autores argentinos), que presenta temas que no encuentro en otras lecturas. Rituales urbanos que ves pero no ves, que están pero no están, un juego tras bambalinas que esconde dobles sentidos, interpretaciones personales y muchos finales abiertos. Mariana Enríquez espolvorea en sus relatos gran crítica social, como comentaba antes. Argentina no es un paraíso, ni para los vivos, ni para... bueno, para el resto de cosas. Los barrios pobres, los ciudadanos "de segunda", y una atmósfera oscura y opresiva van entintando el ánimo del lector. Lo dicho, hasta varios relatos no conseguí sentirme conmovido (quizá también la presión de varios amigos que lo habían gozado mucho y entre sus ¿cómo que no te gusta? me puso algo cazurro), pero al llegar a cierto texto, y sentirme entre conmovido, asqueado, y, en definitiva, sacudido...

Y es que Mariana escribe terror, pero no ese terror barato y facilón donde aparecen bichos deshumanizados, agentes exteriores, o espectros (que también). Es un terror más cotidiano, más personal, más urbano. La ciudad como un ente devorador. Personajes problemáticos, mujeres aisladas, huérfanos, vagabundos. Creo que Marian Enríquez desprende insolencia en sus textos. Una especie de: esto es lo que hay, y lo hago genial, y lo hago como quiero, que vi reflejado en su forma de expresarse durante nuestra entrevista del Neo Nostromo. Me quedo con una frase lapidaria suya: "Ahora mismo, en Argentina, las que hacen mejor género fantástico son las mujeres". Entendamos esto a nuestra manera, pero desde luego se avecina una nueva época para el género, y hay decenas de autoras punta de lanza que vienen pisando fuerte.

En definitiva, que quería que esto fuera una entrada corta sobre un libro corto. Los textos de Mariana Enríquez desprenden empatía por los personajes, una especie de: esto me podría pasar a mí. Y eso es lo que hace que sea más terrorífico todavía. Que quizá algún día nos encontremos en una situación fatídica, y encima ocurra algo que no podamos explicar. Argentina, pero una Argentina diferente, oscura, brumosa, de barrio bajo, de aislamiento. La Argentina de Mariana Enríquez.

sábado, 7 de enero de 2017

Las mejores lecturas de 2016



Un año más que ha terminado, y un año más que este blog ha sobrevivido. Aunque si os soy sincero, 2016 ha sido para el blog un año flojo y más un espejo de contenidos que he creado para otros medios que lo que fue, por ejemplo, en 2015. Por mi parte, he estado metido en mil cosas: El peso del aire, Neo Nostromo, The Spoiler Club, mis colaboraciones con Supersonic... Además este año publiqué mi primera ficción, El hombre sin nombre, en compañía de Carlos Bassas y Víctor Blanco. Se han publicado mis primeras correcciones y me han encargado traducciones. En cuanto a lecturas, ha sido un año prolífico en el cual he sacado tiempo de debajo de las piedras para leer. Según Goodreads hay marcadas 214 lecturas, de las cuales 75 son cómics, hay 11 relatos y 128 libros (novelas o antologías). No está mal. 2017 pinta un año que va a subir el listón del anterior, pero no adelantemos acontecimientos, antes de nada, vamos a ver las mejores lecturas de género fantástico que he leído durante todo 2016 (por lo que no entra ficción realista, ni literatura japonesa que no sea de género, para ello tendréis que ir a El peso de aire). Las lecturas no tienen ningún orden concreto.


Laberinto de hierba, de Izumi Kyoka

Novela gótica de fantasmas por uno de mis autores japoneses preferidos: Izumi Kyôka, publicado en Satori. No solo cabe elogiar la edición, la cubierta, y la magnífica traducción de Iván Díaz, sino que el texto de Kyôka es tan, tan excelente, que cualquier elogio se queda corto. El libro lo reseñé en El peso de aire y en el canal de Youtube, y es una de mis recomendaciones fijas cuando alguien me pregunta por literatura japonesa. Lo dicho, una mansión encantada, una obsesión, fantasmas, recuerdos, personajes tumultuosos, y una narrativa fuera de su tiempo. 


La gracia de los reyes, de Ken Liu

Ken Liu es uno de mis autores de relatos preferidos. Con pocos textos me he sentido tan conmovido como con Mono no aware (en Terra Nova 3). Y una trilogía de fantasía épica, de corte clásico e inspirada en las grandes sagas dinásticas chinas sonaba de todo menos "lo típico" para el autor. Como con Kyôka, es un texto fuera de su tiempo, arriesgado, que no sigue ninguna corriente actual (grimdark o fantasía más sucia y realista) y que, básicamente, es un poco Ken Liu en plan "pues ahora me marco esto porque me apetece". La edición de Runas (Alianza) es una gozada. 



3º El camino de los reyes, de Brandon Sanderson

Más vale tarde que nunca. Y es que El camino de los reyes es la primera obra de la saga cumbre de Sanderson, y yo la tenía reservada cual buen vino. Aunque a la obra le cuesta arrancar, me ha sorprendido muchísimo por su tamaño, su épica, su grandilocuencia. Sanderson se toma su tiempo para hablar sobre la depresión, el imperialismo, la religión, la amistad, y las relaciones paternofiliales entre otros muchos temas. Sus personajes son los más profundos y complejos de todos los creados y desde luego, esta obra desborda talento y ambición.


Filos mortales, de Joe Abercrombie

Ahh... Filos mortales. Cuando en abril salió Sharp Ends (la versión original) me lancé de cabeza a comprarla, y en dos días ya me había leído el libro. En esta antología de relatos que ocurren en el mundo de la Primera Ley, de Joe Abercrombie, recuperamos algunos de los mejores personajes de la saga, así como nuevos personajes que, según sugirió Abercrombie, le gustaría que protagonizaran sus obras cortas o relatos. Runas presenta además una edición impecable, en tapa dura, que supera, con creces, a la versión inglesa. 


The Fifth Season (y The Obelisk Gate), de N.K. Jemisin

Este año he descubierto a una autora magnífica. N.K. Jemisin, y su The Fifth Season (que reseñé en Neo Nostromo y en el blog) y cuya traducción se ha anunciado en Nova para este mismo año (¡Bien!). Fantasía épica, pero no tan épica, y no tanto de fantasía. Con uno de los estilos y narrativas más elaborados y trabajados que he leído dentro del género. No es de extrañar que ganara el Hugo. Un must-read para 2017 si la queréis leer traducida. Ah, y la segunda parte es una pasada.


6º El despertar del leviatán, de James S. A. Corey

Una de mis sorpresas de este año. Esperaba encontrarme con una novela muy comercial, una saga normalita con mucha acción y personajes molones y funcionales pero ya. En cambio me he encontrado con una novela con mucha acción, personajes molones, con mucha mala leche, y con un libro que destaca tanto en estilo como en estructura narrativa. Pocas veces me lo he pasado tan, tan bien, leyendo un libro de ciencia ficción (en el sentido de la maravilla de la space opera, que normalmente me cansa). Estoy muy intrigado por leer el resto de la saga.


7º Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez

Posiblemente la obra que más contradicciones me creó durante la lectura, y mi obra preferida de terror de este año. Un libro de cuentos de terror atroces y directos, brutales y descarnados, sobre la cotidianidad, y aquello fantástico que se introduce en nuestras vidas cual sombra durante la noche en una habitación. Yo ya estoy como loco buscando cualquier obra de esta autora. Excelente y muy recomendado.


Las visiones, de Edmundo Paz Soldán

Edmundo Paz Soldán irrumpió en mi vida con Iris, novela de ciencia ficción que me leí para el primer The Spoiler Club (empezamos fuertes). Que Páginas de espuma publicara (casi por sorpresa para mí), un volumen de cuentos ambientados en el mundo de Iris y que giran alrededor de varios temas que Edmundo deshilacha y deconstruye para ofrecer un prisma temático sorprendente. Una obra de ciencia ficción que se queda en mi estantería de "favoritos".


Destellos de luna. Pioneros de la ciencia ficción japonesa, de Daniel Aguilar


Si me seguís por redes os acordaréis de mi entusiasmo con esta obra. Y es que descubrí a Satori por su publicación de Japón sobrenatural, un ensayo sobre el terror en la cultura japonesa firmado por Aguilar. Una obra del mismo autor pero sobre la CF era algo que me puso en alerta por fanboy. La edición de Satori es una delicia y es que además del excelente ensayo, cuenta con un gran número de material gráfico y varios relatos inéditos de Jizzo Unno, uno de los pioneros más prolíficos en la CF japonesa.


10º Estados Unidos de Japón, de Peter Tieryas

Reconozco que cuando me leí esta novela, en su estreno, fue por la portada y por el blurb "la secuela de El hombre en el castillo". La novela cumple todas las expectativas, CF cruda en un mundo distópico, donde un Japón imperialista gobierna sobre Estados Unidos, la crueldad del protagonista es chocante, siendo un antihéroe estupendo, y esos mechas que vigilan las calles son muy chachis. Una novela oscura, cruda, e interesantísima. Y este mismo enero, Nova la publica. 


11º Los últimos días de Nueva París, de China Miéville

Lo último de Miéville viene con fuerza. Personalmente quedé muy impresionado con esta novela, una especie de "puedo hacer lo que quiera y os va a molar a todos, amigos" firmado por el autor británico. Una obra delirante que saldrá en 2017 en Nova. Por ahora, todos los que la hemos leído hemos quedado prendados de ella, (menos el archienemigo de Miéville, Christopher Priest) así que no hace falta decir mucho más.



12º Verbum, de VV.AA.

He estado entre poner Ecce Monstrum, de Nathan Balingrud, o la antología Verbum, y me he decidido por esta última, más que nada, porque contiene algunos de mis relatos preferidos de este año firmados por algunos de mis autores favoritos: Cotrina, Cañadas, Montesinos, Pedraza, etc. Una antología arriesgada y necesaria, y un punto y aparte en Fata Libelli. Un must.


13º Too Like the Lightning, de Ada Palmer

No sabría bien cómo describir la experiencia de leer esta novela, pero es como flotar en el espacio, sabiendo que estas perdido, pero disfrutas de la visión del inmenso vacio estrellado. Es una novela complicada, extrañísima, y complicada. Pero que hace saltar todos los límites de la zona de confort y de un plumazo destruye todas las expectativas. Una novela de ciencia ficción excelente, que espero, en algún momento llegue en castellano.




14º The Stars are Legion, de Kameron Hurley


Con esta hago trampas, ya que se publica de forma oficial en 2017, yo leí una copia avanzada en 2016 y quiero incluir el libro en la lista. ¿Cómo resumirlo? La mejor novela de CF que se ha publicado en 2016. Tal cual. Y pronto va a estar en castellano de la mano de Runas. Os aviso, va a ser un viaje alucinante. Kameron Hurley no deja de sorprender, y se mueve igual de bien en fantasía y en CF. The Stars are Legion no me extrañaría que estuviera nominada para varios premios este año.



15º Midnight & Moonshine, de Angela Slatter y Lisa L. Hanett

Y por último, no podía dejar de aparecer una de mis autoras preferidas en textos cortos: Angela Slatter, que junto a una gran autora como Lisa L. Hannett, firman una de las obras sobre mitología nórdica más completas y mejor escritas que he leído jamás. ¿Necesitáis saber algo más?


Y esto es todo, me dejo muchas obras en el tintero pero creo que si voy poniendo y poniendo al final no termino. Por ejemplo la magnífica novela de Cixin Liu, El problema de los tres cuerpos, Central Station, de Lavie Tidhar, muchos relatos de Angela Slatter y Alyssa Wong, Hijos del dios binario, de David Gil, La polilla en la casa del humo, de Guillem López, o las reediciones de Jack Vance de GIgamesh. Eso ha sido todo. ¿Qué tal vuestro año? ¿Cuáles son vuestras mejores lecturas?

domingo, 11 de diciembre de 2016

El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu


De El problema de los tres cuerpos se ha hablado mucho, y más que se hablará. Y ya no solo me refiero al meagustado o nomeagustadismo, sino a que es una novela que da para reflexionar en muchos aspectos. A nivel de calidad como obra, a nivel de repercusión, a nivel de género. Desde su publicación en castellano han salido una serie de reseñas, críticas y reflexiones de lo más interesantes (algunas negativas y otras positivas). Además le dedicamos un Neo Nostromo, y un The Spoiler Club Por lo tanto me ha sido imposible no contaminarme ligeramente con la opinión de otras personas cuyo criterio respeto mucho. Por mi parte, hice una primera reseña para el canal de Youtube que os enlazo aquí mismo donde hacía una reflexión previa. Esta reseña es esa opinión desarrollada.

Aviso: es posible que ciertos aspectos que comento de la trama se puedan considerar spoilers o le quiten ciertos momentos de sorpresa a la trama.

La trama comienza con Ye Wenjie durante la Revolución Cultural China donde ve morir a su padre, ejecutado por crímenes contra dicha revolución. Ella es una inteligentísima física teórica y acaba siendo invitada por el propio gobierno a participar en un proyecto secreto llamado Costa Roja. Después damos un salto temporal y conocemos a Wang Miao, un nanotecnólogo que se involucrado en un asunto gubernamental bastante intricado. Las cosas empiezan así, del lado de Miao, desde el punto de vista del que no sabe absolutamente nada y experimenta los nuevos sucesos con inocencia y desconocimiento. O al menos a eso juega Cixin al principio, ya que Miao hace cierta trampa. Se conecta a un videojuego online de realidad virtual titulado El problema de los tres cuerpos en el cual va tratando de solucionar ciertos problemas matemáticos en un mundo trisolar. Un videojuego que solo podría existir en China, todo hay que decirlo. Y digo que hace trampa porque Miao sabe cosas que no se le cuentan al lector, por lo que pueden crear confusión. No sé si es justificar o un argumento sin peso, pero los que han leído la trilogía entera me dicen que espere, que al final todas las piezas encajan y los huecos y vacíos del primer libro se llenan. Pero como también he leído y escuchado por ahí, esto no es excusa para que una novela no tenga una buena estructura.

El problema de los tres cuerpos se publicó por entregas en China, y posteriormente se recogió en una novela. Esto permitió a Cixin poder tomar decisiones en tiempo real, y al revés, a Ken Liu, traductor al inglés, reordenar ciertos capítulos. Por eso creo que es una novela difícil de valorar en un primer libro y en una primera lectura. Es una obra que se ha visto sometida a ciertas circumstancias que la hacen más volátil de lo normal. Eso sin contar que es una novela china, y que, aunque Cixin ha reconocido en varias entrevistas que sus inspiraciones principales son los autores clásicos de CF anglosajona (Clarke, Asimov...), no podemos evitar reconocer tropos de la literatura asiática. Nuevas formas de entender a los personajes, la estructura misma del libro, la narrativa, etc. Por otro lado, la novela adolece de los grandes defectos de la CF clásica, es decir: a nivel narrativo, los personajes importan poco, y el peso de la narración se lo lleva la especulación y la trama. El ritmo es lento y muy irregular, y a veces resulta cargante. Por otro lado, el componente de sentido de la maravilla es tan espectacular, la especulación es tan bestial, que muchos lectores entre los que me incluyo, pasamos por alto estos defectos. Cixin Liu quizá no sepa hacer personajes creíbles (algo que ya ocurría en sus relatos), pero desde luego tiene una imaginación tan desbordante que hacen que El problema de los tres cuerpos sea una de las novelas más impactantes de CF que he leído en años. Ah, y mencionar que en castellano tenemos una traducción excelente del chino, a cargo de Javier Altayó. Lujazo.

Por lo tanto El problema de los tres cuerpos es una novela de ideas, que presenta conceptos, reflexiones y conclusiones sorprendentes, originales y muy "blowminding" (que te explota la cabeza, vamos). Es cierto que no es una novela demasiado contemporánea a nivel narrativo, parece escrita en otra era de la CF, pero tengamos en cuenta sus méritos: ¿cuántas obras de CF china vemos traducidas al inglés? ¿Y al castellano? ¿Cuántos escritores se atreven a escribir textos personales, sin tener en cuenta las tendencias comerciales? ¿Cuántos escritores chinos se atreven a atacar con críticas tan feroces al gobierno chino y a su política? Para mí, esta novela no es perfecta, pero trata temas y tiene un contexto tan interesante que me parece una de las obras más interesantes de la CF, y desde luego una de mis mejores lecturas de este año.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

A Taste of Honey, de Kai Ashante Wilson


A Kai Ashante Wilson le seguía desde hace algún tiempo. Las novelas cortas que publica Tor han sido la excusa perfecta para abordar al curioso autor, y en este caso ha sido con A Taste of Honey (aunque The Sorcerer of of the Wildeeps también pinta muy, muy interesante). El caso es que Kai Ashante presenta una obra tremendamente atípica, y todavía más raro aún es que la haya publicado en una de las editoriales de fantasía y ciencia ficción más grandes (si no la más grande) de EE.UU. Es una novela situada en un mundo de fantasía donde ocurre alguna otra obra del autor, que podría considerarse de fantasía épica, ¿romántica? ¿eso existe? Pero desde luego lo que está claro es que es una novela romántico. Un momento, no salgáis huyendo. Lo mejor está por llegar. Es una novela de romance homosexual, donde la relación amorosa de dos hombres se desarrolla a lo largo de sus 100 y pico páginas. Y es una verdadera delicia.

Los que me seguís por aquí sabéis que no soy lector de romántica, y aunque me gusta salir de mi zona de confort, tampoco suelo alejarme mucho. Pero lo cierto es que esta historia lo ha valido. Me explico. Yo me esperaba una historia de fantasía épica con componente romántico en ella, y ha sido lo contrario, es decir, es una novela romántica con el envoltorio de fantasía épica. El worldbuilding es espectacular e interesantísimo, presentando tribus, clanes, un pasado repleto de leyendas y mitología. Quizá en lo que más hincapié se hace es en los roles de género de las culturas de la novela, demostrando que la fantasía (épica) no es solo pura aventura y entretenimiento, sino que sirve para reflexionar sobre temas a la orden del día. Cada cultura tiene una profundidad digna de una trilogía de 800pgs por tomo. Y lo mejor es que lo hace en 150. Aqib y Lucrio se enamoran, pero cada uno tiene una cultura diferente y sus contextos les impiden (o por lo menos hacen difícil) su relación. Mientras que el guardia tiene libertad sentimental total, el joven "príncipe" no, y de hecho, una relación gay es lo peor que puede hacer. Ambos tienen que maniobrar y esquivar una gran cantidad de obstáculos para verse y acostarse, o simplemente para estar juntos. 

En el relato no solo se aborda el romance, como ya he comentado, no se deja de lado los aspectos de worldbuilding (que imagino que junto a la otra novela ambientada en este mundo, amplían mucho más lo que sabemos de él), como por ejemplo los poderes mágicos que tienen algunos personajes. Las intrigas palaciegas tampoco se quedan atrás, ofreciendo otro prisma a la lectura. Además, como quizá ya hemos visto en alguna novela de fantasía como las de Ken Liu, la tecnología y aspectos tecnológicos e incluso de ingeniería, se tratan de forma inteligente y aparentemente "sencilla". La trama cada vez va tomando una atmósfera más opresiva, más desesperada, ya que Lucrio tiene que dejar la ciudad donde ha conocido a Aqib 10 días después de su primer encuentro. Kai Ashante es un maestro de construir la historia desde 0 hasta una dimensión bastante grande, dejando caer perlas de información en conversaciones o en segundo plano que al final componen el grueso de la historia. Debo reconocer que se me hace un libro dificilísimo de recomendar, que quizá solo un lector ansioso de originalidad, de algo que rompa las convenciones y de una forma de narrar atrevida y personal puede disfrutar. Pero qué os voy a decir, el ritmo de la narración decae en algunos momentos pero en general me ha parecido un texto más que interesante de un autor que voy a seguir muy, muy de cerca.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Verbum, relatos fantásticos en español, de VV.AA.


Ah, echaba de menos que uno de los libros de Fata Libelli estuviera por el blog. Aunque lo he leído todo, por una u otra razón, las reseñas no han acabado llegando (que lo harán. Como buen suscriptor de esta fantástica editorial digital, hace unos días recibí en mi Kindle la esperadísima VERBUM, la primera antología de autores nacionales que publica la editorial. Debo disculparme aquí con mis lectores pues, aunque he leído el 100% del catalogo de esta editorial, no lo he reseñado todo en el blog (aunque los borradores de las reseñas existen, por ahí). Mi intención es recuperar esos borradores, para que de alguna forma sirvan como recomendación para que os intereséis más por los trabajos publicados en Fata Libelli. Dicho esto, vamos con la reseña.

Verbum es una antología que recoge una variedad curiosa de hombres y una mujer (lo siento, tenía que mencionarlo). Desconozco si las editoras acudieron a los autores o viceversa, pero el caso es que hay algunos nombres a los que no estaba tan acostumbrado. El libro inicia con un relato de ¿terror? de Pilar Pedraza, en cual una niña (una niña gótica) viste y actúa diferente al resto de su sociedad, una que parece estar ambientada en una España franquista. El relato, para que os hagáis una idea, me ha traído recuerdos de textos de Cristina Fernández Cubas, en el que un texto que empieza con una nota de realismo cotidiano y en el que el fantástico va a hacer presencia de un momento a otro. Pilar Pedraza es una autora curiosa, a menudo ignorada por el fandom por lo especial y diferente de sus textos, pero una vez que te metes en sus historias te da la sensación de que, primero, hace fácil lo difícil, y segundo, tiene muy, muy claro, lo que quiere contar. La gótica es una excelente puerta de entrada (y como reclamo también funciona) a una antología que cada vez pinta mejor.

Seguimos con mi segundo relato preferido, el de José Antonio Cotrina, y es que los que me seguís desde hace tiempo sabéis que admiro mucho a este escritor Oscuros es un relato que... bueno, mejor lo leéis. Pero me llevo reflexiones profundas de la lectura. ¿Qué es el olvido? ¿Qué significa desaparecer? ¿Y si hay algo más con nosotros? Puro terror, en ocasiones he sentido escalofríos y es que Cotrina con este relato brilla. Excelente texto con un ritmo y una narrativa impecables. El siguiente es Jesús Cañadas con Su olor a jazmín. El listón está alto, pero es que Jesús Cañadas tiene algo, una suerte de conexión eléctrica con el lector que consigue una empatía y una inmersión en la historia casi desde la primera página. Con su particular estilo que recuerda a Pronto será de noche, Jesús nos somete a una historia claustrofóbica, agobiante y aterradora. Una de esas que no te dejan respirar ni cuando las sueltas. Y aquí hay un pequeño parón. Venimos de tres relatos que son 10/10, y los dos siguientes, el de Roberto Bartual, y el de Luis Carlos Barragán me han dejado algo más frío. Aunque he ido a relato por día, no he podido evitar sentirme ligeramente decepcionado. No me entendáis mal, ni de lejos son malos relatos, pero uno de ellos no lo he entendido y me ha dejado una sensación desagradable de incomprensión, y el otro me ha dado un poco igual. A pesar de esto, Quimera, y Amada de antaño son relatos escritos con oficio, pero cuya temática y estilo no me han acabado de convencer.

Great King Girl, de Weldon Penderton recoge ese testigo de los primeros relatos y nos sorprende con un relato que, aunque de ritmo irregular, es alucinante. Uno de los que más he disfrutado, primero por descubrir a un nuevo autor, y segundo porque el relato es mereceror de cualquier elogio. Con El camino, de Ricardo Montesinos vamos a un subgénero de la ciencia ficción poco explorado por mí: la space opera. Mi anterior incursión con Montesinos fue en Terra Nova 3 con Prolang, y aquí no decepciona, aunque el relato no llega a ser tan brillante. Es un relato divertido, apasionante y muy entretenido. Y finaliza la antología con Añoranza de lo que no fue, de Mauro Hinojosa, un relato al que me ha costado mucho entrar, que una vez dentro he disfrutado, pero que no puedo evitar pensar que con un inicio algo diferente hubiera sido mucho más entretenido. Me da la sensación de que el texto se queda corto con lo que quiere contar y que no funciona demasiado bien como relato (¿quizá novela?). Si llega a salir una novela de aquí, desde luego que la leeré.

Verbum es una antología que por lo general es excelente. Una atrevimiento que muchos esperábamos desde hace tiempo., que presenta unos textos que, supongo que por preferencias de la editorial, tienen atmósferas oscuras, algunos de ellos siendo por entero cuentos de terror. Muy, muy recomendable lectura para conocer autores en lengua castellana excelentes y probar un poco de todo. A mí se me ha hecho corta, y desde luego espero un Verbum 2. Cruzo los dedos.

domingo, 27 de noviembre de 2016

The Spoiler Club #28 - The Neon Demon

Este lunes 21, a las 22h, emitimos en directo el programa #28 del The Spoiler Club, sobre The Neon Demon. Os dejo el enlace al vídeo para que podáis verlo en diferido, y más abajo el enlace a la versión audio, para los que preferís una versión podcast.

VERSIÓN AUDIO



El día 30 de noviembre emitiremos el programa en directo #29 sobre El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu (Nova/Ediciones B). ¡Os esperamos!


miércoles, 23 de noviembre de 2016

5 motivos para leer "Filos mortales", de Joe Abercrombie



Se acaba de poner a la venta Filos Mortales, la esperadísima antología de Joe Abercrombie ambientada en el mundo de la Primera Ley. Una antología que contiene relatos ambientados en, o entre, las seis novelas actuales que componen este mundo: La voz de las espadasAntes de que los cuelguenEl último argumento de los reyes, La mejor venganza, Los héroes, y Tierra Rojas.

1.Puerta de entrada a Joe Abercrombie
Si os da miedo entrar en el mundo de Abercrombie, sigo considerando que Filos Mortales es una puerta de entrada estupenda. ¿Spoilers? Puede, aunque no los llamaría así. Sí que hay situaciones, hechos, o personajes que se mencionan y que quizá le puedan restar cierto factor sorpresa a alguna novela, pero en general me parece una estupenda forma de iniciarse al autor. Con todo lo que conforma al autor concentrado en relatos cortos. Lo dicho, una excelente forma de entrar a conocer la obra del autor.

2. El mundo de la Primera Ley 
Si por algo muchos nos enganchamos a Joe Abercrombie, fue por sus historias ambientadas en ese mundo grimdark, con Logen, Glokta, o Nicomo Cosca. Un mundo duro, un mundo de barro. La antología no solo nos devuelve a este mundo, sino que recupera tramas de otras novelas, se ambienta en sucesos que en las anteriores obras se mencionaban de pasada, y desde luego, vuelve a ese tono suyo tan cínico, con ese humor de crítica bestial, con esos personajes descabellados, y con ese estilo inspirado en grandes obras.

3. Los personajes
Antes casi se me escapa, pero si algo hace grande las novelas de Joe Abercrombie son sus carismáticos y cabronazos personajes. Y aquí vuelve Glokta, al que muchos llamaban el Tyrion de Abercrombie. Un despiadado inquisidor que va por la vida tullido y rencoroso, pero que en su vida anterior era un espadachín de renombre, vanidoso e insensato. 

4. Abercrombie desatado
Después de leer la trilogía de El Mar Quebrado me quedé con ganas de ver un Joe Abercrombie más adulto, más desatado, más brutal, más violento. En Filos Mortales vamos a encontrar todo eso y más. Personajes retorcidísimos, situaciones que nos va a hacer estremecer, un estilo de escritura especialmente bueno. Hay relatos que son una pura maravilla, como pequeñas dosis de grimdark concentradas. Además, y como punto 4.1, ¿quién es capaz de charlar con Abercrombie y no engancharse ipso facto a leer su obra? 

5. Mala leche
Aunque ha quedado implícito en los anteriores puntos, quiero destacarlo a parte. Joe Abercrombie es un autor con mala leche. Sus personajes, sus tramas, el estilo, todo está cargado de cinismo, de un giro rebuscado para fastidiar y a la vez atrapar al lector (¿os acordáis del final de Antes de que los cuelguen?). Joe ha parodiado los clichés de la fantasía, los ha recogido y los ha retorcido. Su inteligencia demostrada en varios Celsius y charlas denota que sabe lo que hace, y no solo eso, sino que lo hace con un conocimiento de causa que pocos autores de fantasía actuales tienen.


¿Y vosotros, por qué recomendaríais leer Filos mortales, o la obra de Abercrombie?

lunes, 21 de noviembre de 2016

Cuentos desde el otro lado, de VV.AA.



Ya sabemos que una antología de varios autores es algo complicado. Tanto desde la edición como para el lector. Es muy difícil que nos gusten todos los relatos, hay variedad, tanto de calidad como de temática. Es mi caso con Cuentos desde el otro lado, editada por Nevsky y de cuya selección se ha encargado Concha Perea (autora de La corte de los espejos y profesora de escritura creativa en Factoría de Autores).

Cuentos desde el otro lado se presenta como una antología de la nueva literatura española. Es más, en su sinopsis dice que es New Weird, reflexionando precisamente sobre este subgénero. Bien, olvidad esto, porque os puede llevar a confusión y a buscar algo que realmente no está. Los relatos de esta antología son, en líneas generales, más de fantasía urbana, aunque hay excepciones. Otros son directamente fantasía más clásica y hay alguno de ciencia ficción. Weird, puede, nueva literatura, no lo sé. Supongo que este apelativo viene a los nombres que acompañan la antología: Guillem López, Aranzazu Serrano, Concepción Perea, Marc Pastor… Algunos más nuevos que otros, pero desde luego es la actual generación de escritores de género fantástico que está pegando fuerte.

La irregularidad de la antología es quizá lo que más me ha chocado. Contiene algunos textos que me han parecido maravillosos, junto a otros que son todo lo opuesto y que chocan porque, en mi honesta opinión, no hay por dónde cogerlos. Aún así, y a pesar de esta primera pequeña decepción, debo decir que la antología presenta una idea interesante, que es la de reunir autores veteranos (Pastor, o Biedma) con otros que están despuntando o llevan pocas obras publicadas para tratar de buscar un nexo común, un hilo conductor. Este fue el tema que más de cabeza me trajo al terminar el libro. ¿Dónde está el tema común de los relatos? ¿Por qué unirlos en esta antología? Desde luego no se trata de temática, sino lo ya dicho, es más un sesgo quizá, generacional. Aunque esto es una conclusión personal que no tiene demasiado fundamento. Y además, me estoy repitiendo. Creo que es un punto muy positivo el hecho de que la antología tiene una variedad temática bastante grande, como ya he dicho, pasa de ciencia ficción a fantasía urbana, fantasía, alguno weird, y varios tipos más de subgéneros.

Por otro lado me parece importante mencionar lo arriesgado del proyecto de Nevsky. Parece que publicar autores nacionales es un deporte de riesgo para las editoriales, y todavía más si lo sumamos a una antología. Vamos, un proyecto valiente, interesante, atrevido, pero a la vez es algo suicida. Yo por ello creo que Nevsky se merece un empujoncito por parte de nosotros, los lectores, con este proyecto. Para que siga creciendo, así como lo hicieron los Terra Nova, o los Ácronos en su momento, por mencionar dos antologías.

En definitiva, creo que Cuentos desde el otro lado es una antología que busca su camino, que no acaba de tener clara su finalidad, pero que presenta una serie de relatos interesantes con un proyecto que puede llegar a ser puntero y de referencia. Presentar autores emergentes de calidad, que publican textos experimentales y atrevidos, en un momento en que la industria editorial se atreve poco o nada a publicar, y que parece que solo las editoriales independientes están dispuestas a tratar de arriesgar. Por mi parte, felicitar a Concha y a Nevsky por la antología, pero también un empujón y una palmada en el hombro, para que este proyecto sea el primero de muchos, y mejores.


 

lunes, 14 de noviembre de 2016

The Warren, de Brian Evenson


X cree que es uno de muchos que ya han descendido antes que él. Su memoria se va empantanando, pero todavía hay mucho que sabe, como por ejemplo que se encuentra solo. Entonces encuentra a alguien, alguien herido, y X decide darle cobijo y trata de revivirle. Una tarea harto complicada, tanto como tratar de unir las piezas del puzzle, ya que en esta novela, X puede que tenga la memoria manipulada, por lo que no es un narrador fiable, aunque es el único narrador. Algo que hace que la lectura sea muy interesante a la par que intrigante y exigente. The Warren, de Brian Evenon, es una novela corta de ciencia ficción publicada en la colección de Tor.com. Pero esta historia no se queda solo en "ciencia ficción", ya que tiene una gran cantidad de elementos, que podrían ir desde el weird hasta el propio terror al estilo del film Moon.  Brian Evenson tiene un estilo perturbador y muy potente que se combina para crear imágenes impactantes al mismo tiempo que hace avanzar una trama de misterio, intriga y mentiras. Los dobles sentidos, o la desconfianza continua hacia el narrador hacen que el relato sea inmersivo desde la primera página, y que la angustia que siente X se contagie rápidamente al lector. La paranoia, o el carácter psicótico que presentan los personajes es chocante, y resulta en una ambientación y una atmósfera asfixiantes. 

El ritmo de The Warren es lento, y su trama es exigente, yendo atrás y adelante continuamente, mareando al lector a propósito y generando todavía más sensación de ansiedad. Según la memoria de X se va volviendo más "problemática", Evenson acelera el ritmo tanto de la trama como de la narración. En definitiva, me ha resultado un experimento narrativo muy eficaz y que conmigo ha funcionado a la perfección. La trama es compleja y se desarrolla muy bien a pesar de la corta longitud del texto. The Warren se sitúa entre mis lecturas preferidas de la colección de Tor.com por todo lo antes mencionado. Una gran recomendación, pero eso sí, repito, tened paciencia y poned de vuestra parte, es de esas lecturas que exigen esfuerzo. Un esfuerzo bien recompensado.